ALIL ALTINDERE - Wonderland, 2013
'Toda tu palabrería no significa nada si no vienes y vives aquí', dicen los tres jóvenes de Estambul en el vídeo 'Wonderland' de Alil Altindere Courtesy the Artist and PILOT Gallery, Istanbul

La extrañeza de que una exposición de arte contemporáneo sobre el futuro de Estambul se celebre en Roma, a más de 2.200 kilómetros de distancia por tierra, contiene algún indicio de las contradicciones que sobrelleva la ciudad turca, la más poblada del continente europeo y la quinta del mundo —14,3 millones de habitantes en 39 distritos, dimensiones que obligaron a la administración a concederle el rango de provincia desde 2004—.

La desaforada y bella urbe transcontinental, capital sucesiva de los imperios romano, romano de Oriente, latino y otomano, se ha convertido en el "símbolo" de los cambios negativos del siglo XXI. Eso intentan demostrar 45 creadores, arquitectos, intelectuales y colectivos contemporáneos, todos ellos turcos, en la exposición colectiva Istanbul: Passione, gioia, furore (Estambul: pasión, alegría, furia), que se celebra hasta el 30 de abril de 2016 en el Museo Nacional del Arte del Siglo XXI (MAXXI) de Roma.

'La furia de la ciudad'

El lema de la muestra, que constata, dada la lejanía del museo, que el ejercicio de la libertad de expresión no es uno de los fuertes de Turquía en estos momentos, está basado en el sentimiento colectivo que, según los organizadores, late en Estambul : "la pasión por la creatividad, la alegría de alcanzar objetivos y la furia de la ciudad". Los coordinadores aseguran que estamos en el momento del "boom" de la ciudad turca, que se ha convertido en muy poco tiempo en uno de los principales centros urbanos del mundo.

No solamente impresiona, sino que también molesta y provoca miedo "Se está formando un nuevo mundo en la ciudad. Es absolutamente fascinante observar la forma en que está naciendo. Pero no sólo impresiona, sino que también molesta y provoca miedo", escribe el director artístico del MAXXI Hou Hanru en el catálogo de la muestra. La ciudad atraviesa "una renovación urbana y expansiva sin precedentes", las obras "están por todas partes" y nuevos barrios nacen a lo largo del estrecho del Bósforo y la costa de Mármara, ubicando desarrollos residenciales  para la clase media-alta frente a zonas marginales.

Conflictos armados crecientes

"Pero los enfrentamientos políticos y la violencia también están creciendo. A sólo varios cientos de millas de distancia hay conflictos armados creciendo en intensidad", añade en referencia a la explosiva situación en Siria, el Kurdistán y las zonas contraladas por el Estado Islámico, que ha señalado a Turquía como uno de sus blancos preferentes.

Una vez más es el punto de fuga de la geopolítica mundial La presidenta del museo, Giovanna Melandri, insiste en la misma idea al asegurar que "como siempre ha sucedido con la historia de Turquía", el país se ha convertido "una vez más en el punto de fuga de la geopolítica mundial" y Estambul es "el epicentro de un terremoto que está sacudiendo los cimientos mismos de la modernidad", porque la ciudad es "un barómetro para el equilibrio entre Oriente y Occidente, el Norte y el Sur" y el "teatro de un conflicto (...) entre el entre el laicismo del siglo XX y la reafirmación pública de las religiones, entre la libertad de expresión y la defensa celosa de las identidades".

La población crece el 25% por año

El centenar de obras expuestas —cine, fotografía, vídeo, instalaciones, multimedia...— ha sido generada sobre el terreno de la ciudad turca como resultado de debates y conversaciones con un gran número de los creadores y artistas que se han establecido en ella en los últimos años —una época de sobredimensionamiento poblacional: el censo ha aumentado desde 2007 con una velocidad del 25% anual—. Istanbul: Passione, gioia, furore explora cómo estos drásticos cambios son "la condición principal para las prácticas creativas".

Montada en capítulos formulados como preguntas, la exploración artística comienza con A Rose Garden? (¿Un jardín de rosas?), dedicado a los conflictos y protestas de 2013 a partir del proyecto de construcción de un acuartelamiento militar en el parque Gezi de la plaza Taskim. La sección incluye la exhibición del documental Rose Garden with the epilogue, del artista urbano y activista Extrastruggle, y fotografías de Osman Bozkurt tomadas durante los días posteriores a los enfrentamientos entre manifestantes y policía y militares.

Complejos residenciales de lujo en los 60 kilómetros de costa de Estambul En Ready for a Change? (¿Listos para el cambio?) los temas se refieren a la creciente gentrificación de gran parte del centro de la ciudad y la consiguiente exclusión social de los pobres en nombre de la supuesta innovación urbanística. El fotógrafo Serkan Taycan ha recorrido los 60 kilómetros de costa de la ciudad para mostrar la manera en que los complejos residenciales de lujo están ganando terreno a las barriadas populares, crisis social que también recoge el vídeo Wonderland, de Halil Altindere, o el colectivo de arquitectos Superpool con un proyecto de mapping sobre el drástico cambio del decorado urbano y los contrasentidos de los proyectos que son presentados como supuestamente regeneradores.

Llegada de refugiados

En la instalación alegórica Two Rainbows, de Sarkis, y los tapices políticos de Günes Terkol, presentes en la sección Can we fight back? (¿Podemos volver a pelear?), el debate se desarrolla en el terreno político, con reflexiones sobre la identidad cultural y el papel de la mujer en la sociedad, asuntos que también desarrolla el área Home for All? (¿Hogar para todos?), con la introducción en el debate de la llegada de refugiados a una ciudad que es el polo magnético de un país con ocho fronteras trasnacionales, tema de un documental de Cynthia Madansky y Angelika Brudniak.

Las dos últimas secciones, Should we Work Hard? (¿Debemos luchar más?) y Tomorrow, Really? (Mañana, ¿de verdad?) presentan la progresiva pérdida de derechos sociales, que investiga Ali Kazma en una serie de vídeos-encuesta, y el peligro de degradación derivado de los conflictos bélicos cercanos e internos, tratados por el dibujante Ceren Oykut.

Una profunda transformación basada en la ganancia y la exclusión Los artistas y organizadores de la muestra temática formulan preguntas —"¿estamos preparados para el cambio?, ¿vale la pena?, ¿es posible que vivamos juntos en paz?, ¿hay esperanza?..."— y se muestran alerta porque Estambul "ha sido el centro de una profunda transformación urbana basada en la lógica de la ganancia y la exclusión de los pobres" y "en el nombre de la innovación y el desarrollo urbano" sólo se han favorecido "el aburguesamiento y la división social".