El dibujante Guillermo, autor de la polémica viñeta sobre los Príncipes de Asturias publicada por El Jueves, ha dicho a 20minutos.es que él ha dibujado a Tom Cruise y Katie Holmes, pero que dibuja muy mal y la gente ha pensado en otros.

Piensa que todo el revuelo formado entorno a este dibujo "es una tontería, una chorrada que dentro de una semana nadie hablara de ello".

Si tiene alguna consecuencia iremos al trullo y seguiremos trabajando desde allí

Afirma que
no cree que esto vaya a tener ninguna consecuencia legal, pero que no sabe como funciona la justicia. "Si tiene alguna consecuencia iremos al trullo y seguiremos trabajando desde allí", añadió.

En declaraciones a la emisora RAC1, Guillermo dijo que "Nadie ha dicho que estos (los dibujos) sean quienes dicen que son. El juez Del Olmo lleva gafas, se pone colirio, y quizás ha confundido el tema".

Guillermo declaró también que el secuestro de la publicación ordenada por el juez Del Olmo "es para reírse", y ha añadido que no lo considera un ataque a la libertad de expresión porque "no llegará a nada".

La página web no ha sido cerrada, pero que se encuentra colapsada de tantas visitas, afirma.

No se arrepiente

También ha señalado que no se arrepiente de su caricatura. "Yo me dedico a dibujar, estoy orgulloso de haber hecho este dibujo y estoy orgulloso de trabajar en El Jueves", ha sentenciado.

El autor de la caricatura ha explicado también que la viñeta no es exclusivamente obra suya, ya que la idea procedió del antiguo director de la publicación Manel Fontdevila, a quien considera "uno de los grandes genios del humor gráfico y del cómic en España".

Fuentes de El Jueves han precisado que las portadas de la revista se eligen en un consejo de redacción y que posteriormente se encargan al dibujante.

El juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo ordeno este viernes el secuestro del último número de la revista, ya que en la portada aparece una caricatura considerada "denigrante" de los Príncipes manteniendo relaciones sexuales.

El auto judicial prohíbe la difusión de este número, que salió el miércoles en los quioscos, y ordena que la policía de Madrid y Barcelona procedan a recoger "el molde" de la revista de los talleres de Pinto (Madrid) y Molins de Rei (Barcelona).