Josep Antoni Duran i Lleida, candidato de Unió para el 20D.
Josep Antoni Duran i Lleida, candidato de Unió Democràtica de Catalunya a las elecciones generales del 20 de diciembre. N. Julià/ACN

-Candidato a la presidencia del Gobierno: Josep Antoni Duran i Lleida es el presidente de Unió Democràtica de Catalunya (UDC) desde 1987 y ha sido el portavoz del Grupo Parlamentario de Covergència y Unió (CiU) en el Congreso de los Diputados.

-Escaños en la última legislatura: Unió tiene actualmente 6 diputados. La formación democristiana concurrió a las elecciones de 2011 con Convergència Democràtica de Catalunya (CDC). CiU obtuvo el 4,22% de los votos (1.015.691 papeletas), que se tradujeron en 16 diputados (10 de CDC y 6 de UDC). Tras la ruptura de la federación, con motivo de la oposición de UDC al proceso secesionista, los partidos se organizan como dos subgrupos en el Congreso. CiU tiene representación en el congreso desde 1979, año en que logró 8 escaños. En las elecciones de 1989 obtuvo su mejor resultado (18 escaños). El número de diputados fue descendiendo progresivamente en las elecciones de 1993, 1996 y 2000, y se desplomó a 10 escaños en 2004 (coincidiendo con la subida de ERC). En 2010 CiU mantuvo sus 10 escaños y en 2011 aumentaron de nuevo a 16.

-Posición según las encuestas: Según el barómetro del CIS de noviembre, UDC no obtendría representación en el Congreso.

-Principales líneas de programa: Unió quiere "hacer política desde el diálogo" para buscar una salida a la crisis que enfrenta Cataluña con el resto de España. Sitúa a los autónomos como "prioridad" en su programa: propone extender a un año la tarifa plana de 50 euros y vincular las cotizaciones a la Seguridad Social a los ingresos efectivos.

-A favor: Tras la ruptura de CiU, pueden atraer votos de la parte de la sociedad catalana que es nacionalista, pero no secesionista. También ganarían apoyo del sector conservador de CDC, que no ve con buenos ojos el pacto con la CUP, al tratarse de una formación de la izquierda llamada "radical".

-En contra: El posicionamiento contra la independencia de Cataluña que tomó el partido provocó una crisis interna que resultó en escisión. Y en las elecciones catalanas del 27S se quedaron fuera del Parlament, ya que no llegaron al 3% del voto.