Helicóptero Superpuma
Imagen de archivo de un Superpuma del Servicio de Búsqueda y Rescate (SAR) del Ejército del Aire. MINISTERIO DE DEFENSA

"No los tenemos localizados". Con estas palabras, el ministro de Defensa, Pedro Morenés, volvía a confirmar, tres días después, que sigue sin haber noticias de los militares que viajaban en el helicóptero del Ejército del Aire que cayó al Atlántico el pasado jueves. En una rueda de prensa, la segunda que ofrece desde este suceso, Morenés ha anunciado que un juez militar de Las Palmas ha declarado el secreto de las actuaciones.

Defensa está trabajando con "labores de inteligencia" sobre la teoría del secuestro Morenés ha insistido en que todas las hipótesis sobre este caso están sobre la mesa: "No descarto ninguna hipótesis", ha enfatizado, para a continuación referirse a la teoría del secuestro, sobre la que están trabajando con "labores de inteligencia" y el ministro no ha querido profundizar.

Respecto a la búsqueda, el titular de Defensa ha anunciado que se ha ampliado la zona de control de superficie marítima en dos zonas: una de 20 por 20 kilómetros y otra de 400 por 60 kilómetros. La primera de ellas atañe a la búsqueda del helicóptero Superpuma; la segunda, al rastreo de cualquier pesquero o embarcación que navegue en las inmediaciones del lugar del accidente —las primeras informaciones facilitadas por Marruecos, luego no contrastadas, hablaban de que los tres militares podían haber sido recogidos por un pesquero la misma tarde del siniestro—.

La búsqueda de los tripulantes se hace tomando como referencia el punto donde fue hallada la baliza de emergencia del helicóptero, hundido el pasado jueves a unos 40 metros de profundidad y a unas 40 millas (74 kilómetros) de la costa del Sáhara.

Tampoco se ha encontrado la cabina del Superpuma del Servicio Búsqueda y Rescate (SAR) del Ejército del Aire, "es lo que estamos rastreando", ha matizado Morenés, que ha agregado la mala visibilidad bajo el agua en la zona, lo que dificulta esa búsqueda.

Hubo un cruce de informaciones que se canalizaron por un conducto oficial y ese conducto llegó a nuestra embajada En ese helicóptero volaban el capitán José Morales Rodríguez de Barcelona, casado y con un hijo; el teniente Saúl López Quesada, de Madrid y soltero; y el sargento Jhonander Ojeda Alemán, de Gran Canaria y con pareja, único superviviente del accidente que sufrió un aparato del mismo servicio el año pasado en Canarias.

Nada se sabe de su paradero desde que desaparecieron el pasado jueves, un suceso que únicamente ha cosechado una cadena de errores y desmentidos, empezando por el anuncio de un falso rescate basándose en una información que Marruecos dio por válida sin estar debidamente contrastada.

En este sentido, Morenés ha indicado que ha hablado con su homólogo marroquí —"estamos en permanente contacto", ha dicho— para clarificar cómo se ha podido producir ese error, que ha tratado de restar importancia: "Hubo un cruce de informaciones que se canalizaron por un conducto oficial y ese conducto llegó a nuestra embajada. Si Marruecos dio por buena esa información era porque sinceramente creían que era la buena información y tenían elementos de juicio para hacerlo así".

Búsqueda en superficie y bajo el agua

Los trabajos se mantienen por mar (en superficie y bajo el agua) y aire, labores que continuarán "hasta que encontremos a los desaparecidos", ha enfatizado Morenés. En la búsqueda participa el Olympic Zeus, un buque especializado en trabajos submarinos y contratado por el Ministerio de Fomento para vigilar los posibles vertidos del pesquero ruso hundido Oleg Naydanov al sur de Gran Canaria, que dispone de robots submarinos que permiten trabajar durante las 24 horas. A estos robots se ha incorporado un sónar de barrido lateral que proporciona imágenes sofisticadas del fondo marino.

Un avión de vigilancia CN 235 sobrevuela la zona junto a dos helicópteros Superpuma españoles y un helicóptero y un avión Defender marroquí, que se turnan para patrullar una amplia zona marítima en busca de cualquier indicio de la aeronave.

Con la intención de localizar la cabina del helicóptero, cuatro buques trabajan en un área de seis por seis millas: el buque de la Armada Camino Español, el Olympic Zeus y dos patrulleras marroquíes.

Asimismo, participan en la búsqueda catorce buzos, diez de los cuales pertenecen a la Armada española y cuatro al Olympic Zeus, junto a una embarcación auxiliar del citado barco con un sonar de barrido lateral.

Al mismo tiempo se sigue en contacto con las autoridades marroquíes para la vigilancia de los puertos y los pesqueros marroquíes.

Por otro lado, el ministro de Defensa ha mantenido este domingo una nueva reunión con los familiares de los militares desaparecidos para informarles del desarrollo de las tareas.