Tráfico
Circulación en la A-6, carretera de A Coruña. Juan Carlos Hidalgo / EFE

La Dirección General de Tráfico y la firma española Sistemas y Montajes Industriales (Sistem) trabajan en el desarrollo de un prototipo de un avión tripulado a distancia (dron) para el control del tráfico, que podría ser probado a mediados del próximo año.

Según ha explicado el director de Ingeniería de la citada empresa, Alberto de Laorden, este prototipo estará equipado con una cámara y podría ser probado en una carretera convencional (no de alta capacidad).

La legislación actual no prevé el uso de drones en seguridad vial, porque, de momento, el piloto ha de tener el aparato a la vista

Este y otros avances tecnológicos en el ámbito de la seguridad vial se exponen durante este miércoles y jueves en Valencia en el séptimo Congreso Nacional de Seguridad Vial que organiza la Asociación Española de la Carretera, entidad privada en la que tienen representación empresas y administraciones públicas.

Según ha explicado Laorden, responsable de integración de sistemas para el uso de los drones en funciones de seguridad vial, hasta ahora la utilización de estos aparatos se limitaba al ámbito militar, si bien en los últimos meses se emplean también en determinadas tareas civiles, como la vigilancia fronteriza, la detección de personas en el mar o incendios.

"La legislación actual no prevé el uso de drones en seguridad vial, porque, de momento, el piloto ha de tener el aparato a la vista, con lo que no es posible enviarlo a cientos de kilómetros, donde la DGT no cuente con cámaras o sensores", ha explicado.

Más económico que un helicóptero

Estos aparatos pueden transportar hasta 8 kilos, es decir, que pueden ser equipados con una cámara estabilizada que envíe señal de vídeo en tiempo real hasta 80 kilómetros de distancia, aunque puede ser "mucha más si se utilizaran los repetidores de la DGT", añade Laorden, y cuentan con una capacidad de vuelo de hasta 8 horas.

Se despliega más rápido y requiere menos mantenimiento

"Evidentemente es mucho más barato que un helicóptero, se despliega más rápido y requiere menos mantenimiento. Ahora mismo se podrían usar para supervisar zonas afectadas por inundaciones u otras catástrofes naturales, para detectar averías, seguir transportes especiales, leer matrículas, grabar e incluso para sancionar, si se equipasen con radares", agrega este ingeniero.

Por este motivo, esta empresa se encuentra en contacto con la agrupación de helicópteros de la DGT, para la integración de los sistemas en la red de tráfico y el desarrollo de un prototipo específico.

"Una empresa privada tiene muy complicado conseguir la segregación del espacio aéreo para las pruebas, quizá la DGT lo tiene más fácil para el desarrollo", ha opinado el responsable de Sistem.