ANTENA 3
Maria Arenas Ramíres durante su intervención en el programa de televisión Espejo Público. EP

Una mujer condenada a dos años y medio de prisión por espiar los correos electrónicos de su marido durante su divorcio podría evitar la cárcel tras el indulto parcial que le ha concedido el Gobierno.

El indulto ha sido concedido atendiendo a razones de "justicia y equidad" a "condición de que no vuelva a cometer delito doloso en el plazo de tres años

De acuerdo al Boletín Oficial del Estado (BOE) de este lunes, el Ejecutivo de Mariano Rajoy aprobó el pasado 16 de octubre rebajar la pena de dos años de prisión (de los dos años y medio impuestos por un juzgado de Madrid) a María Arenas Ramires "por razones de justicia y equidad" a "condición de que no vuelva a cometer delito doloso en el plazo de tres años desde la publicación del real decreto".

La conmutación de la pena de dos años se ha realizado, según publica el BOE, atendiendo a las circunstancia de Arenas Ramires y considerando los informes del Tribunal sentenciador y del Ministerio Fiscal.

La mujer, modelo de origen ruso, fue condenada en 2013 por el Juzgado de lo Penal número 24 de Madrid por un delito continuado de revelación de secretos. La sentencia contemplaba, además de los dos años y medio de prisión, la inhabilitación del derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena y a multa de veinte meses con una cuota diaria de seis euros.

Miedo al secuestro

La decisión del tribunal madrileño llevó a Arenas a publicar una petición en la web Change.org para recabar firmas y evitar su entrada en la cárcel. En dicho portal alegaba que durante su proceso de divorcio interceptó dos correos electrónicos de su marido "por miedo" a que sustrajera a su hija fuera de España (pues el es de origen mexicano)".

Además, en la petición de Change, aseguraba que su ingreso en prisión supondría el "quebrantamiento de la unidad familiar" que conforman ella y su hija de seis años, con el consiguiente perjuicio para la niña. Según Arenas, la menor se vería afectada por el trastorno que supone ver a su madre en prisión y el procedimiento posterior de asignación de guardia y custodia a su padre.