Infectada con ébola
Fotografías de la sanitaria escocesa Pauline Cafferkey. EFE

El hospital Royal Free ha anunciado que el estado de la enfermera Pauline Cafferkey ha mejorado pasando de "crítico" a "grave, pero estable", en las últimas horas, según el comunicado emitido este lunes por el centro hospitalario. 

La enfermera, que en diciembre se contagió del ébola durante una estancia en Sierra Leona con la ONG Save the Children, había superado la enfermedad hasta que hace diez días volvieron a presentarse los síntomas. Motivo por el que Cafferkey fue rápidamente hospitalizada y aislada ante la virulencia de los síntomas, que hicieron temer por su vida.

De hecho, según informa la edición digital de Theguardian, Cafferkey fue trasladado en avión desde Glasgow, donde vive, a Londres para la atención especializada en la instalación de aislamiento de tiendas de campaña en el Royal Free.

Se trata del mismo centro de aislamiento donde ya fue ingresada en enero durante un mes nada más regresar de Sierra Leona con síntomas de haber contraído la enfermedad.

El parte facilitado ahora por el hospital es esperanzador, ya que las últimas noticias sobre su estado hacían temer el peor de los resultados.