La malnutrición afecta a todos los países del mundo y a casi uno de cada tres habitantes del planeta. Dos mil millones de personas sufren desnutrición, 1.900 millones de adultos tienen sobrepeso o son obesos, 794 millones de personas presentan deficiencias nutricionales y uno de cada doce adultos padece diabetes. Esta es una de las conclusiones del Informe Mundial de Nutrición 2015 elaborado por Save the Children y Acción contra el Hambre y presentado este miércoles.

El informe, elaborado por un grupo de expertos independientes y coordinado por el Instituto Internacional de Investigación sobre Políticas Alimentarias, ha sido presentado por Antonio Vargas, responsable de Salud y Nutrición de Acción contra el Hambre, y David del Campo, director de Cooperación Internacional de Save the Children. La investigación analiza la malnutrición en todas sus formas, desde la privación extrema de alimentos hasta el sobrepeso, la obesidad y la diabetes.

Estas múltiples formas de malnutrición tienen causas comunes como las dietas de baja calidad, cuidados deficientes para madres y niños, acceso insuficiente a los servicios de salud y entornos antihigiénicos y malsanos.

El documento advierte de que la desnutrición retrocede pero agrega que "los avances podrían ser mucho más rápidos". Además avisa de que hay que seguir con especial atención el aumento de la obesidad, "una nueva amenaza para la salud nutricional de la que no se salva ningún país".

Esa disminución de la desnutrición y aumento de la obesidad queda ejemplarizado con los datos sobre niños de los que disponen Unicef, el Banco Mundial y Organizción Mundial de la Salud de 1990 a 2014. El porcentaje de los que sufren desnutrición ha pasado del 39,6% (255 millones) al 23,8% (161 millones). El de quienes presentan obesidad ha subido del 4,8% (31 millones) al 6,1% (41 millones).

Las múltiples formas de malnutrición tienen causas comunes"Hay noticias para el optimismo: hoy hay 96 millones de niños menos con desnutrición crónica que hace 25 años y en solo un año, 15 países más podrían cumplir con los objetivos de reducción de la desnutrición marcados para 2025 por la Asamblea Mundial de la Salud". Pese a ese descenso, de los 652 millones de niños que hay en el mundo, aún 161 millones sufren desnutrición crónica y 50 desnutrición aguda. La obesidad afecta a 42 millones de niños.

En 2013, seis millones de niños fallecieron por causas que se pueden prevenir, como los 3,1 millones que murieron por malnutrición, lo que supuso 8.500 niños al día.

Cinco metas globales

El estudio revela que en la nutrición materna e infantil el mundo avanza de manera "lenta y desigual", mientras que el sobrepeso, la obesidad y la diabetes en los adultos están en aumento.

Casi todos los países —70 de los 74 para los que existen datos— están por alcanzar al menos una de las cinco metas globales relacionadas con la nutrición materna e infantil fijadas por la Asamblea Mundial de la Salud.

En la nutrición materna e infantil el mundo avanza de manera "lenta y desigual" Solo un país, Kenia, está por lograr todas las metas, vinculadas al retraso del crecimiento, el peso insuficiente y el sobrepeso en niños menores de cinco años, la anemia en mujeres de 15 a 49 años y las tasas de lactancia materna exclusiva de menores de seis meses de edad. Y únicamente cuatro países, Colombia, Ghana, Vanuatu y Vietnam, están en vías de alcanzar cuatro de esos objetivos.

Los investigadores resaltan que el retraso del crecimiento en los menores de cinco años experimentó "avances considerables" en países como Bangladesh, Camboya, Etiopía, Ghana, India y Kenia, aunque fueron "desiguales" y podrían haber sido "más rápidos", como lo demuestran los éxitos registrados en Brasil, China y Vietnam.

En cuanto a las metas globales de nutrición para reducir el sobrepeso, la obesidad y la diabetes en los adultos, ningún país está en vías de alcanzar las tres, ni siquiera dos de ellas. Solamente cinco países, Yibuti, Islandia, Malta, Nauru y Venezuela, están en vías de lograr una disminución de la diabetes y 185 países no están en vías de alcanzar ninguna meta.

Más financiación

La publicación, de la que esta es su segunda edición, pone de manifiesto que la necesidad de que los gobiernos de los países en desarrollo multipliquen por dos su financiación de intervenciones específicas en nutricióny pide a los países de la OCDE que lo hagan por cuatro, financiando concretamente el paquete básico nutricional. Este contiene diez intervenciones clave, como la promoción de la lactancia exclusiva hasta los seis meses, la suplementación con vitamina A o zinc a niños o el tratamiento comunitario de la desnutrición aguda severa. Estiman que la nutrición necesita 9.000 millones de euros cada año.

La nutrición necesita 9.000 millones de euros cada año"Los gobiernos del mundo han parecido comprender por fin que una buena salud nutricional es la premisa para la realización de cualquier otro derecho básico de las personas y el punto de partida para el desarrollo sostenible de cualquier país", ha explicado Vargas. "El informe presenta también nuevos datos reveladores sobre la rentabilidad de la inversión en nutrición: un euro invertido en programas específicos de nutrición tiene un retorno de 16", ha añadido. Del Campo ha agregado que "la obesidad y las enfermedades relacionadas están costando hasta un 20% de los presupuestos sanitarios en el mundo".

Ambas organizaciones han presentado una batería de medidas para mejorar el estado nutricional del mundo, desde la puesta en escala del tratamiento "sencillo y asequible al que solo tienen acceso uno de cada 10 niños que lo necesitan" hasta la financiación de intervenciones específicas en nutrición y del enfoque integrado, que combina medidas relacionadas con el agua, el saneamiento y la higiene y los medios de vida, o la mejora en el seguimiento, reporte y rendición de cuentas de la inversión en nutrición.