La feria del lujo chino mira a España
Asistentes chinos a la Feria de Propiedades de Lujo de Pekín. Beijing.lps

España es el país mediterráneo que más inversores chinos atrae a su mercado inmobiliario. Es, de hecho, el segundo mercado inmobiliario europeo más atractivo tras el Reino Unido. Y su interés aumenta. Según los datos del último informe publicado por el portal inmobiliario chino Juwai analizado por Idealista, la intención de compra de los inversores chinos en España ha crecido cerca de un 392% en un año, lo que convierte al país en el segundo en el que más ha crecido la intención de compra.

El precio medio de las propiedades que compran estos inversores también ha crecido un 26% en el mismo periodo, pasando de los 819.440 dólares (unos 728.000 euros) a 1,03 millones de dólares (algo más de 920.000 euros). En el segundo trimestre de 2014, España estaba a la par con Portugal y Grecia y por detrás de Italia, mientras que a día de hoy solamente es superado por Chipre, que ha pasado en seis meses de ser el país menos deseado para la inversión a ser el mercado con más crecimiento relativo.

Los intentos del Gobierno por atraer la inversión china no han tenido gran repercusiónLas ciudades de Madrid, Barcelona, Marbella y Valencia son las elegidas por los ciudadanos chinos para comprar vivienda en España. En concreto, Barcelona es la ciudad española que ha mostrado una mejor valoración entre los compradores chinos a lo largo del último año, aunque en el segundo trimestre de 2015 Valencia ha superado por primera vez a la capital catalana en intención de compra, de acuerdo con el informe.

De acuerdo con el estudio, el aumento de la demanda de propiedades en los mercados mediterráneos por parte de los inversores chinos es debido a las fuertes caídas de precios, pero también al incremento de la riqueza de estos ciudadanos y a los programas de visados que han instaurado la mayoría de estos países. En España el importe mínimo de la inversión en activos inmobiliarios para obtener la llamada 'golden visa', el permiso de residencia en España pero que da acceso a todos los países de la Unión Europea, es de 500.000 euros. Además, los inversores chinos también se ven atraídos por el estilo de vida mediterráneo y les resulta mucho más sencillo y económico acceder a viviendas de lujo en las naciones del Sur de la UE que en otros mercados más tradicionales, como el británico.

Aunque el crecimiento entre el primer y el segundo trimestre de 2015 ha sido del 88%, España no se encuentra entre los principales destinos de la inversión inmobiliaria china fuera de sus fronteras, como les ocure a Chipre, Grecia, Italia o Portugal. Mercados como Estados Unidos, Australia, Canadá, Reino Unido o Nueva Zelanda continúan siendo sus mercados internacionales preferidos.

Las agencias no están preparadas

Fernando Encinar, jefe de estudios de Idealista, considera que "el ajuste de los precios y las buenas perspectivas económicas en España atraen la inversión de este gigante asiático, cuyo interés en nuestro país ha crecido exponencialmente en los dos últimos años". En este sentido, asegura que "los intentos del Gobierno por atraer la inversión extranjera, con la ley de emprendedores como máximo exponente, no han tenido gran repercusión entre los inversores chinos".

De acuerdo con Encinar, no existe un perfil tipo del inversor chino, así como "tampoco hay un producto único", ya que "pueden ser locales para realquilar, oficinas o pisos baratos, pero también existe interés por la vivienda de lujo, donde según nos comentan algunos de nuestros clientes, las ventas a inversionistas chinos crecen en incrementos de dos dígitos". Además, cree que las agencias están haciendo un gran esfuerzo de adaptación, "muchas de ellas no están preparadas para atender esta demanda".