El Ministerio de Medio Ambiente ha formulado la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) favorable al proyecto 'Desaladora de Oropesa del Mar y obras complementarias (Castellón)'.

El artículo que hoy se publica en el BOE, ha resuelto que siempre y cuando se autorice en las condiciones señaladas en la misma, que se han deducido del proceso de evaluación, quedará adecuadamente protegido el medio ambiente y los recursos naturales, según informaron en un comunicado fuentes ministeriales.

El objeto del proyecto es limitar, mediante el abastecimiento con agua desalinizada, la explotación de los acuíferos subterráneos, que en las zonas costeras de la provincia de Castellón presentan síntomas de sobreexplotación, con descensos significativos de los niveles freáticos y aumento de la concentración salina.

El caudal desalinizado se destinará al abastecimiento de algunos municipios ya existentes, principalmente a Cabanes y a Oropesa. El proyecto inicialmente presentado tenía como objeto la producción total de unos 130.000 metros cúbicos/día (horizonte 2030) en dos fases adaptadas a la demanda.

Analizado el proyecto y tenidas en cuenta las alegaciones recibidas en la fase de información publica, la Dirección General de Calidad y Evaluación Ambiental considera que únicamente se justifica como actuación urgente y prioritaria la producción de 65.000 metros cúbicos/día de agua, correspondiente al primer umbral de demanda (2012).

Por lo tanto, esta declaración positiva se refiere a dicho caudal. La actuación de este proyecto se encuentra incluida en el anexo 'Actuaciones prioritarias y urgentes en las cuencas mediterráneas. Desarrollo de programas de aguas subterráneas y desalación para el abastecimiento y regadíos de Castellón, formando parte del conjunto de actuaciones urgentes situadas en el ámbito de la Confederación Hidrográfica del Júcar, y cuyo fin es incrementar la disponibilidad de recursos hídricos con prioridad en el abastecimiento, así como la mejora de la gestión de los mismos.

El caudal desalinizado se destinará al abastecimiento de algunos municipios ya existentes, principalmente a Cabanes y a Oropesa
El promotor del proyecto es la Sociedad Estatal de Aguas de las Cuencas Mediterránea (Acuamed) y el órgano sustantivo es la Confederación Hidrográfica del Júcar del Ministerio de Medio Ambiente Para cada una de las actuaciones propuestas se han estudiado, valorado y comparado, desde un punto de vista ambiental, distintas alternativas, teniendo en cuenta la opinión y sugerencia de los organismos consultados.

Para la localización de la planta desalinizadora se ha elegido la "alternativa B", en el término de Cabanes, dada su mayor proximidad a la costa y zona de consumo. Respecto a la obra de toma, se ha optado por una captación directa debido a la incapacidad de los pozos de abastecer el agua requerida y por la gran ocupación de playa que supone.

Para el vertido de las aguas de rechazo, se opta por el diseño de un emisario submarino, dado que maximiza la dilución en campo cercano, garantizando una mayor protección de los habitas marinos, según las mismas fuentes.

MEDIDAS

La DIA hoy aprobada establece una serie de medidas encaminadas a prevenir y corregir los impactos sobre el medio ambiente. Entre ellas se encuentra el empleo de técnicas del "post-trenching" que permite la excavación del fondo marino a través de la propia tubería a colocar, por donde se succiona y evacua el sedimento, quedando la conducción prácticamente enterrada tras la operación.

En las operaciones de dragado y excavación que se lleven a cabo se utilizarán pantallas antiturbidez, evitando la propagación de la pluma de finos y el riesgo de enterramiento de las fanerógamas y otras especies. Para evitar la afección a los hábitats y especies del medio marino por vertido de salmuera se elegirá un sistema de vertido que maximice la dilución de la misma en campo cercano, garantizando así la protección de las fanerógamas presentes en la zona.

El vertido estará alejado de las praderas de Posidonia oceánica. Con el fin de dar un uso sostenible del agua, se aconseja que el agua desalada se utilice para cubrir las necesidades de consumo humano, y en ningún caso, para el riego de jardines, campos de golf, canales, playas artificiales o atracciones de ocio.

Para disminuir la presión sobre el acuífero La Plana de Oropesa-Torreblanca, se llevará a cabo una reducción progresiva de las extracciones de los recursos subterráneos.

El proyecto incluye un Plan de Vigilancia del medio marino con el fin de controlar, en fase de obra y explotación, el cumplimiento de los umbrales de salinidad establecidos para los habitas marinos susceptibles de ser afectados, añadieron.