Unos 5.000 alumnos de Sevilla se han dejado los deberes para verano

Muchos alumnos salen a la calle en el descanso.(M.j.Lora)
Muchos alumnos salen a la calle en el descanso.(M.j.Lora)
La mayoría son de secundaria y bachillerato. Las bicicletas son para el verano, para algunos, pero para otros, son los libros, los apuntes y los deberes. A estas alturas, unos 5.000 jóvenes, según estimaciones de los centros de enseñanza, preparan sus asignaturas suspendidas durante el curso o la prueba de selectividad de septiembre. Unos lo hacen en casa por su cuenta y otros recurren a las academias privadas de enseñanza. Si piensa matricular a sus hijos en alguna, apúrese, pues están casi llenas, con las clases empezadas y deberá pagar entre 100 y 350 euros al mes.

En ellas, los jóvenes reforzarán lo que han aprendido en el año, con clases personalizadas de repaso y con horarios flexibles. «En verano aumentan las clases de apoyo y nos centramos en las recuperaciones», explica Rosa González, del centro Claustro.

«Demandan clases de Matemáticas e Inglés –dice María Jesús Alonso, de la academia Aclase– aunque también aprenden trucos para poder estudiar mejor».

Lo intentarán en septiembre

Leticia Ferrer, estudiante de selectividad. «Por ahora lo llevo bien, es el segundo día. Las clases en la academia están muy bien, sobre todo para los que han suspendido la selectividad. Te preparan mucho mejor, y aprendes más en menos tiempo».

Jaime Durán, estudiante de bachillerato. «Estoy convencido de que voy a aprobar. Estoy aquí porque he suspendido algunas de 2º de bachillerato y veo muy bien las clases en las academias, porque te apoyan y te dan una serie de pautas para aprobar».

Esperanza Naranjo, estudiante de bachillerato. «Ahora tengo la obligación de venir. En la academia estás bien, te ayudan mucho, te preparan. Así, por lo menos, tienes una obligación, la de venir a las clases, aunque te cueste dinero».

Mostrar comentarios

Códigos Descuento