Tejerina
La ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, durante la firma del Acuerdo para la Estabilidad y sostenibilidad de la cadena de valor del sector lácteo. EFE/Paco Campos

El sector lácteo ha firmado este miércoles un acuerdo en el Ministerio de Agricultura que ha contado con la rúbrica de la industria, distribución, cooperativas y Asaja, pero que han rechazado apoyar las dos principales organizaciones agrarias, Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) y la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG).

A la firma del acuerdo han faltado las organizaciones agrarias COAG y UPA, que agrupan a la mayoría de los ganaderos de leche españoles y que han rechazado su contenido por no atender a sus demandas, al no figurar en el mismo la definición de precio sostenible para el productor, así como la presencia de un régimen sancionador para los infractores.

Por su parte, la ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, ha recalcado que este miércoles era un "día muy importante" por la firma del plan de apoyo al sector lácteo español, ya que supone la unión de fuerzas de toda la cadena de valor para dotarle de "estabilidad y sostenibilidad", y ha recalcado que sido "tan ambicioso" como el ordenamiento jurídico español ha permitido.

En concreto, la titular del ramo ha subrayado que este acuerdo supondrá una mayor creación de valor del sector lácteo y que "se traducirá en mejores precios y más remuneradores en cada tramo de la cadena de valor".

Compromiso de "revertir beneficio a los ganaderos"

"Es un acuerdo del que estoy segura todo el mundo se beneficiará, pero donde los mayores beneficiados serán los ganaderos de leche españoles", ha subrayado. García Tejerina ha desvelado que la industria se ha comprometido a "revertir el beneficio a los ganaderos", así como a facilitar los datos de venta y de la cesión de la leche líquida a la distribución.

"La industria también se compromete en un contrato tipo, mientras que el sector productor tiene que asumir el compromiso de organizarse", ha señalado, al tiempo que se ha congratulado de que algunas empresas ya han empezado a subir los precios de la leche.

El plan de apoyo al sector lácteo ha sido rubricado en la sede del Ministerio por Aces, Anged, Asedas, Ahorra Más, Alcampo, Carrefour, Condis, Consum, Covirán, Froiz, El Corte Inglés, Hipercor, Supercor, Eroski, Euromadi Ibérica, Gadisa, Dia, Grupo IFA, Lidl, Mercadona, Grupo Miquel, Musgrave, Más y Más, Simply, Fenil, Clesa, Dhul, Calidad Pascual, Capsa Food, Central Quesera Montesinos, Coinga, Covap, Danone, El Buen Pastor, Feiraco Lácteos, Lactalis, Leche Río, Hijos de Salvador Rodríguez, Reny Picot e Industrias Lácteas Monteverde. También lo han suscrito Iparlat, Kaiku, Lácteas del Jarama, Lácteas García Vaquero, Lácteas Toledo, Leche Celta, Leche Gaza, Mantequerías Arias, Mondelez International, Nestlé, Palancares Alimentación, Postres y Dulces Reina, Queserías Entrepinares, Queserías Lafuente, Quesos Aldonza y Don Ismael, Schreiber, Coopertia lechera de Cadí, Queserías Rocinante, Láctesa Flor de Burgos, Cooperativas Agro-alimentarias y Asaja.

Un acuerdo sin precio de referencia

El acuerdo sobre el sector lácteo que se firma este miércoles no incluirá un precio mínimo. Hay que recordar que los ganaderos reciben de 27 a 31 céntimos por litro de leche líquida, cuando el coste de producir cada litro es de 34 a 38 céntimos, según los propios datos del ministerio de Agricultura, por lo que la producción de leche es deficitaria desde el origen

Lo último que desearía es que los ganaderos tuvieran hacer frente a una sanción por pactar preciosTejerina alertó de que su inclusión en el pacto expondría a los ganaderos a tener que afrontar multas de las autoridades de competencia por fijación de precios. Con todo, lo que reclaman las organizaciones agrarias no es un precio mínimo, sino uno sostenible, en el que se garanticen costes de producción en toda la cadena de valor en base a un índice de referencia.

"Lo último que desearía es que los ganaderos tuvieran hacer frente a una sanción por pactar precios, algo que es contrario a la normativa competencia comunitaria y española", indica la ministra.