Diez fallecidos por cornadas en festejos taurinos este 2015, el peor dato en 15 años

Momento de la cogida mortal ocurrida en el encierro de Peñafiel este 15 de agosto.
Momento de la cogida mortal ocurrida en el encierro de Peñafiel este 15 de agosto.
Radio Televisión de Castilla y León

Un hombre de entre 45 y 50 años ha muerto a consecuencia de la cogida que sufrió durante los festejos de bous al carrer (toros en la calle) en la localidad castellonense de Borriol, han informado fuentes de la Policía Local.

El suceso se produjo en la tarde del sábado y tras el fallecimiento del hombre, que no era natural de la localidad pero residía en ella desde hacía algún tiempo, el consistorio decidió suspender el resto de festejos del día, enmarcados en las fiestas patronales de la localidad.

Además, Emergencias de la Generalitat ha informado de que una mujer de 55 resultó herida en la pierna por asta de toro en el municipio de Alcasser (Valencia).

La mujer ha sufrido una herida por asta de toro en la pierna y ha tenido que ser trasladada al Hospital La Fe de Valencia, han indicado las mismas fuentes.

El fin de semana pasado murieron cuatro personas por cogidas en festejos taurinos. Son ya 10 las personas que han perdido la vida durante 2015 en encierros y otras actividades similares y, si echamos la vista a los últimos quince años, se contabilizan alrededor de setenta, tres mujeres y el resto hombres.

2015 iguala a 2009, cuando murieron diez personas, en el primer puesto en la lista de mayor número de muertos en estos festejos, pero la tragedia se repite puntual cada año. En 2012 fallecieron ocho personas; en 2010 y 2011, siete; en 2007, cinco.

El pasado año, con un fallecimiento, registró el menor número de los últimos 15, en una lista que completan los dos muertos en 2000, 2002, 2005 y 2006, los tres de 2001, 2003, 2004, 2008 y los cuatro de 2014.

La primera muerte, el 24 de junio

La masificación, la inexperiencia, el alcohol o la falta de sueño suelen apuntarse como condiciones que aumentan las posibilidades de que se produzcan cogidas, caídas y contusiones, pero el comportamiento de los toros también resulta en ocasiones determinante. No hay una normativa unificada para todos los festejos taurinos a nivel estatal y son las comunidades autónomas las que se encargan de su regulación.

En lo que va de año se han producido ya 10 muertes en este tipo de festejos. La primera llegó el 24 de junio, cuando un hombre de 43 años, vecino de Moraleja (Cáceres), falleció tras recibir varias cornadas durante la lidia tradicional del toro de San Juan en el marco los Sanjuanes de Coria.

  • Al día siguiente corría la misma suerte un vecino de L'Ampolla (Tarragona) que había resultado herido el 22 de junio durante la celebración de un toro embolado durante la fiesta mayor de Sant Joan del municipio.
  • El 5 de julio un hombre de 54 años perdió la vida al recibir una cornada en los festejos taurinos de las fiestas de Sant Pere que se celebran en el barrio del Grau, en Castellón.
  • El 14 de julio un turista francés de 44 años perdió la vida tras ser corneado por un toro durante los espectáculos taurinos en Pedreguer (Alicante).
  • El 9 de agosto falleció otro hombre, de 32 años, tras ser corneado en el cuello en un encierro en Villaseca de la Sagra (Toledo). La víctima grababa con su teléfono móvil y no se percató de que el animal se acercaba.
  • El 14 de agosto perdieron la vida dos hombres, uno de 32 años en la localidad de Museros (Valencia) al ser corneado por un toro durante los festejos del "bou al carrer" (versión de los encierros taurinos) y otro de 55 años que fue corneado el día anterior en un encierro en Blanca (Murcia).
  • El 15 de agosto murió en Peñafiel (Valladolid) otro hombre, de 36 años, José Alberto Peñas López, concejal del pueblo vallisoletano de Traspinedo, cuando participaba en un encierro.
  • Al día siguiente murió en Lerín (Navarra) un joven de Calahorra tras ser corneado durante una suelta de vaquillas en las fiestas patronales de la localidad.
Mostrar comentarios

Códigos Descuento