Joan Ribó, alcalde de Valencia
Joan Ribó, durante una entrevista concedida a 20minutos en su despacho de la Alcaldía de Valencia. EVA MÁÑEZ

Un mes y medio después de haber acabado con 24 de años de Rita Barberá y del PP al frente del Ayuntamiento, el nuevo alcalde de Valencia, Joan Ribó (Compromís), hace balance de sus primeros días como primera autoridad del Consistorio y desvela las líneas de actuación del nuevo equipo de Gobierno municipal para los próximos cuatro años.

Su predecesora, Rita Barberá, no fue a su investidura ni, a día de hoy, que se sepa, le ha felicitado. ¿Qué opinión le merece esta actitud?
Ni me ha felicitado, ni me ha enviado ningún papel de transferencia de la Alcaldía, ni nada por el estilo. Mire, Rita Barberá es pasado para el Ayuntamiento de Valencia y su actitud yo solo la comparo con un compañero suyo, que es el anterior presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, que tuvo una actitud muy digna. Pero ella es pasado y a mí el pasado no me interesa. Me interesan el presente y el futuro. Ella es como es, y punto. No quiero hacer ninguna valoración más.

Estaré como máximo ocho años. Los políticos hemos de tener contratos temporales Ha habido un cambio de talante, por ejemplo, con su política de puertas abiertas en el Ayuntamiento. Es importante que ese cambio de cara a la ciudadanía se mantenga, no solo ahora al principio, sino de forma permanente.
Efectivamente, pero es algo que ya habíamos advertido, que nosotros íbamos a hacer las cosas de otra manera. Y eso la gente lo sabe. Es un cambio de talante de la anterior Alcaldía respecto a la de ahora, pero no es un cambio de talante del grupo Compromís cuando estaba en la oposición con respecto al de ahora. Yo recuerdo que la semana antes de las elecciones estuve reunido con la asociación Salvem El Cabanyal. Y he estado en reuniones con multitud de asociaciones. Yo creo que es una actitud normal y que es una actitud normal de la gente que quiere hacer política del siglo XXI. Lo que no se puede hacer hoy en día es política pensando que estás en un pedestal o en una burbuja. Eso no tiene sentido. Tienes que estar cercano. Y yo creo que el cambio de talante implica otra cosa: ser alcalde es un contrato temporal que te dan en una votación, en principio para cuatro años, pero eres una persona normal y tienes que trabajar sabiendo que vas a seguir siendo siempre una persona normal. Creo que eso es un elemento muy importante que se puede ver en los cambios en los coches oficiales y en multitud de cosas más. Creo que esto es importante para la gente.

¿Y teme perder esa cercanía algún día?
Yo no quiero perder esa cercanía y cuando detecte que la pierdo me pondré muy nervioso. Pero yo creo que no tienes por qué perderla. Sencillamente tú bajas a desayunar y te encuentras con la gente que te saluda y te dice cosas, te preguntan... Esa cercanía no se debe perder, es fundamental.

Rita Barberá estuvo 24 años al frente del Ayuntamiento, ¿usted se pone algún límite temporal?
Sí, como máximo 8 años. Creo que los políticos tenemos que tener contratos temporales y como máximo debe ser de 8 años.

La cuestión identitaria y el proyecto de Compromís

¿Qué diría a los que piensan que tanto usted como su partido son catalanistas y que su fin último es crear los llamados Països Catalans?
Les diría dos cosas. Primero que lean un poco lo que pensamos, y segundo que vean cómo actuamos. Hay una cosa en la biblia muy clara que es por sus hechos los conoceréis. Nosotros somos fervientes partidarios de potenciar nuestra cultura, de defender nuestro sistema autonómico, sobre todo el modelo de financiación, que es imprescindible. En lo otro yo, como soy catalán de origen, soy consciente de que hay muchas diferencias. Hay cosas parecidas, pero muchas cosas diferentes. El hecho de que tengamos elementos lingüísticos comunes no significa que tengamos que llegar a unos elementos políticos. Argentina y España tienen la misma lengua. Y eso no implica nada más que tienen la misma lengua y que colaboran en un proceso lingüístico común. Y ya está. Por lo tanto, que estén tranquilos, que nuestro problema no es ese. Nuestro problema es potenciar los aspectos culturales de este país, que sea una potencia musical como se merece, potenciar nuestro patrimonio, la normalización del valencià... Y se ha acabado.

Compromís ha ganado en el cinturón de trabajadores, esas son nuestras coordenadas. No somos un partido de élites culturales ¿Usted cree que en una ciudad como Valencia el hecho de que Compromís ostente la Alcaldía ha implicado un cambio de mentalidad en sus habitantes?
Evidentemente, ha supuesto un cambio a partir del trabajo que hemos hecho con la gente. Si miras el mapa de Valencia, lo que es curioso es que hemos sido el partido más votado en el cinturón de trabajadores. Eso no se corresponde con los modelos de un partido solo de élites culturales, no. Nosotros queremos resolver los problemas de la gente y los problemas más importantes, hemos trabajado en esas coordenadas y queremos seguir trabajando en esas coordenadas. Evidentemente nos interesa la cultura para todos, pero nos parece fundamental la defensa de los derechos básicos de las personas, el derecho a la enseñanza, a la vivienda, el derecho a tener una ciudad y un barrio digno, y esos son los elementos en los que hemos trabajado.

¿Harán un referéndum para eliminar los festejos taurinos de Valencia como están haciendo algunos municipios de la Comunitat?
A nosotros no nos gusta el tema de los toros, eso está claro. Pero vamos a trabajarlo con cuidado. Lo que sí tenemos claro es que no vamos a favorecerlo, no vamos a subvencionarlo y vamos a ver cómo va la situación. Hasta ahí va nuestro programa. No vamos a subvencionar cualquier cosa que suponga maltrato animal. Y eso quiero que quede muy claro. Pero hay mucha tarea que hacer, antes de fijarnos en el tema de los toros, que es un tema serio, queremos fijarnos en el tema de los animales de compañía, que nos parece importante, como el fomento de la esterilización de gatos, y todo lo relacionado con la protectora de animales o que los perros tengan espacios para poder correr sueltos y socializarse. Queremos cuidarlo con cariño, y por eso hemos creado un servicio de ese nivel. El tema de los toros es evidente que a Compromís no le gusta. Pero también es evidente que a mucha gente sí, porque es una costumbre o una tradición de nuestra ciudad, y nosotros lo que vamos a hacer es eliminar cualquier tipo de subvención.

¿Y se puede ir más allá, además de eliminar las subvenciones?
De momento no está en nuestro programa, pero quizás dentro de unos años sí que esté, no se lo niego.

Las Fallas y el papel del alcalde en los actos

Siguiendo con las tradiciones, ¿qué papel va a desempeñar el alcalde en actos como la llamada a las falleras mayores de Valencia o la Crida?
El papel del alcalde es fundamental para entregar las llaves de la ciudad, lo que tiene un simbolismo histórico importante. El papel es decirle, mira, a partir de ahora tú eres la gran protagonista de las Fallas. Así que el papel será discreto, porque lo que no quiere hacer el alcalde es competir con la fallera mayor para ver quién sale más en la foto, no. El papel fundamental es de la fallera mayor porque es la representación de todos los falleros. Por lo tanto un papel discreto, de ayuda, un papel de potenciación del valencià, y lo digo por motivos evidentes recordando lo que pasó este año, porque es la lengua con la que siempre se han hecho las fallas y hay que potenciarlo en ese nivel, pero insisto en estos temas el alcalde va a estar, pero en esa situación. El protagonismo de las Fallas queremos que sea de la fallera mayor en primer lugar y en segundo de los falleros en general.

Lo que no quiere hacer el alcalde es competir con la fallera mayor de Valencia para ver quién sale más en la foto Y en cuanto al acto de la llamada telefónica para nombrar a las falleras mayores, ¿piensan mantenerlo?
Pues eso no me lo he planteado, pero habrá que hacerlo, yo creo que es importante. Sinceramente, ahí me ha pillado. Voy a hacer con las Fallas todo lo que se hacía antes y que es razonable, con discreción. Por ejemplo, no voy a estar todos los días ahí en el balcón al lado de la fallera mayor y, si estoy, estaré en segunda fila porque insisto, la idea es que es la fallera mayor y los falleros los protagonistas, no es el alcalde o la alcaldesa. Todo lo demás vamos a hacerlo con normalidad. Las Fallas son las fiestas mayores de la ciudad y queremos potenciarlas, queremos dignificarlas, democratizarlas y minimizar los problemas que se puedan generar con los vecinos que tienen que trabajar esos días, que como saben hay siempre algún problema.

Sobre la elección de la fallera mayor de Valencia, sobre todo en los últimos años, ha habido muchas candidatas que se han autodescartado porque económicamente no se pueden permitir el coste. ¿Van a estudiar alguna medida o ayuda adicional para que el dinero no sea un impedimento y que todas tengan las mismas opciones?
Pues he de serle sincero, este tema no lo he hablado aún con el compañero que lleva todo el tema de Fallas, pero ahí sí que hay una idea general. Me gustaría que el ser fallera mayor no estuviera condicionado a tener unos recursos económicos familiares importantes. Vamos a estudiarlo, ¿eh? Pero a mí eso no me gusta, porque creo que las Fallas son de todos los valencianos y, por tanto, a quien sea elegida se le tiene que ayudar a que pueda desarrollar su labor. Yo sé que es complicado porque ser fallera mayor implica dejar el trabajo y más cosas, vamos a estudiarlo, pero la idea está clara. Tiene que poder ser desde la persona que tiene más recursos de Valencia hasta una que esté en muy mala situación económica.

¿Se plantean cambiar a lunes la fecha de la cremà?
El Ayuntamiento se ha planteado una cosa muy clara: se hará el día que quieran los falleros. Y de momento creo que los falleros tienen una opinión muy clara y es que se celebre el día de San José. Y nosotros haremos lo que democráticamente decidan los falleros. Es evidente que las Fallas tienen un peso turístico importante que nosotros queremos realzar, pero también son un elemento tradicional, y eso también hay que respetarlo. Dicho esto, se hará lo que digan los falleros.

Impuestos, movilidad y desahucios

En materia de impuestos, ¿tienen prevista realizar la revisión catastral paralizada hace años?
No, lo que tenemos previsto es revisar algunos elementos específicos, pero no habrá revisión catastral.

¿Revisarán algún impuesto al alza o a la baja?
Sí que hay elementos que nos parecen importantes en el IBI. Se va a mantener para la inmensa mayoría de las familias, pero sí se va a estudiar un incremento para determinadas grandes actividades económicas que hasta ahora no se aplican aquí, y sí en muchas ciudades de España. También estamos analizando desgravar mucho por la compra de vehículos eléctricos o híbridos porque queremos introducir un vector para que la gente se anime a usar este tipo de coches, porque la ciudad tiene unos niveles de contaminación del aire que tenemos que bajar. Igualmente queremos introducir una señal en sentido contrarior sobre la compra de nuevos vehículos de gasoil, porque tenemos claro que los gases que emiten estos vehículos tienen unos efectos muy graves sobre la salud de las personas con problemas cardiovasculares.

El IBI ya incluye una tasa por el coste de la retirada de residuos. Sin embargo, el PP creó la tasa de basuras que se cobra en el recibo del agua y que algunos municipios no recaudan al considerar que es un doble cobro. ¿Qué piensan hacer con ella?
Es un tema que no hemos estudiado aún, porque se están constituyendo ahora las entidades metropolitanas. Es cierto que algunos municipios no la han aplicado, pero también que la inmensa mayoría sí que la están aplicando. Hay que analizarlo, yo en estos momentos no puedo hablar de este tema. Yo sé que hay muchas quejas con la tasa Tamer, vamos a intentar bajarla, pero no puedo decir más sobre este tema.

El área metropolitana ha perdido 70 millones de euros cada año desde que Camps decidió renunciar al contrato-programa para el transporte Como usuario de la bici, además del carril de la ronda interior, ¿dónde cree que es más necesario crear itinerarios ciclistas?
El anillo ciclista por la ronda interior es fundamental. Ha habido un pequeño retraso porque el proyecto de carril-bici que había del Gobierno anterior era muy estrecho y lo estamos ampliando, quisiéramos tenerlo a ser posible para Navidad. Ese tema es fundamental. Por otra parte, queremos bajarlos de la acera donde sea posible, porque meterlos en la acera implica muchos problemas con los viandantes. También queremos articular los actuales carriles-bici entre sí, porque por ejemplo, hay algún caso de itinerario que acaba en una pared. Y por último, hay que mantenerlos, porque vas por determinados carriles-bici en los que, como te descuides, te la pegas, porque hay un agujero o una rama de árbol. Hay que hacer una tarea de mantenimiento que ya se ha iniciado. Para todo esto se ha aprobado la creación de la Mesa de la Bicicleta, en la que están los usuarios que nos pueden decir dónde hay desperfectos.

Ha habido protestas de colectivos ciclistas para pedir carril-bici en las Grandes Vías. ¿Se lo plantean?
Nos lo vamos a plantear, pero cuando terminemos el carril-bici del primer cinturón. De todas formas, el tema del segundo cinturón es mucho más problemático por el tráfico. Plantearse eso implica la pacificación del tráfico, que hay que abordarla seriamente, porque en estas Grandes Vías hay vehículos que van a más de 50 kilómetros por hora. Es un tema serio.

¿Han tenido que intervenir para evitar algún desahucio? ¿Qué pasos van a seguir para impedirlos?
De momento el único elemento en el que hemos intervenido ha sido en el desahucio del Centro Excursionista de Valencia, que hemos logrado paralizarlo un par de meses hablando con Bankia. Estuvimos hablando hace pocos días con el Banco Sabadell que se ha comprometido a no hacer desahucios. De momento no tenemos demasiados problemas de desahucios. Tenemos que hablar con Bankia seriamente de todo este tema y con La Caixa, que son elementos importantes, aunque no los únicos. Nuestro objetivo es que no haya desahucios y, si no es posible, poder buscar viviendas alternativas de uso social para que nadie se quede en la calle.

¿Están encontrando buena receptividad por parte de las entidades bancarias?
No está mal, está mejorando mucho la receptividad. El Banco Sabadell que tiene mucho stock por la adquisión de la CAM tuvo una posición muy interesante y en el caso de Bankia la gestión que se hizo también fue interesante. Yo espero que la banca entienda que cada desahucio que hace es una pérdida de credibilidad social importante. Vamos a seguir trabajando este tema.

Las infraestructuras de los grandes proyectos

¿Qué van a hacer finalmente con el plan de usos de la Marina Real y con el pliego de condiciones del Veles e Vents?
Ahí hay una espada de Damocles que se llama 420 millones de deuda que se generó cuando se hacieron las obras para la Copa del América. Esas obras no eran imprescindibles, se podía haber hecho de otra manera sin hacer esa inversión tan brutal y en este momento no podemos pagar ni los intereses. Ese tema lo estamos abordando en el Consorcio, donde están el Ayuntamiento, la Generalitat y el Gobierno, y nos vamos a reunir pronto. Mi postura es que el Gobierno tiene que condonar la deuda para que sea viable, de la misma manera que asumió deudas en el caso de los Juegos Olímpicos de Barcelona o de las Expo de Sevilla o Zaragoza. Si no tendremos que generar allí un parque temático para recoger dinero y ese no es el sentido.

¿Cuándo podrá abrir el Beach Club del puerto?
Lo paralicé yo personalmente porque lo que no queremos es que se abra una cosa sin tener los permisos correspondientes. En el momento en el que tenga todos los permisos se abrirá, pero tienen que cumplir la normativa. En estos momentos queremos que las normativas se cumplan

La función de la Fórmula 1 en Valencia, en mi humilde opinión, ya terminó El circuito urbano y el puente que une Nazaret con el Grao siguen cerrados. ¿Tienen algún plan para darle un uso ciudadano?
Lo estuve hablando con la consellera de Obras Públicas. A ese puente queremos darle la posibilidad de que sea usado, porque si no se está deteriorando. Pero hay un problema grave y es decir qué hacemos definitivamente con este circuito. Mi opinión está clara, yo creo que si algún día tiene que haber carreras de coches, hay un circuito estupendo en Cheste que con dos retoques podría funcionar bien para los coches. La función de la Fórmula 1 en Valencia, en mi humilde opinión, ya terminó. Ahí hay una serie de elementos que no ayudan a resolver la parte final de río y tenemos que resolverlos, pero hay que hacerlo articuladamente con la Generalitat porque ahí hay problemas conjuntos.

¿A corto plazo podría abrirse de forma provisional?
Podríamos intentar abrir el puente, me parecería interesante, pero es complicado porque ese circuito está lleno de materiales y tendremos que abordarlo. Es un tema que no hemos abordado mucho aún.

¿Cuál es la principal reivindación que va a hacer Valencia ante el Gobierno central en el ámbito de las infraestructuras?
Hay un tema fundamental que es terminar la línea T2 de Metrovalencia. No es preciso que se termine entera ya, pero hay una parte ya realizada a falta de la catenaria, la señalización y las unidades móviles, que hay que poner a funcionar cuanto antes para conectar Nazaret con la Ciudad de las Ciencias y el Centro. Hay otro tema que es clave, el contrato programa de ayuda para el transporte público. El área metropolitana de Valencia ha perdido del orden de 65 a 70 millones de euros cada año desde que don Francisco Camps decidió no seguir con el contrato-programa. Eso es gravísimo. La T2 está así en gran parte por esa decisión nefasta políticamente. Pero es que la EMT no puede asumir determinados planteamientos con holgura porque está en una situación económica muy mala. Ese tema es muy importante y el contrato-programa lo tiene el Estado con Madrid, Barcelona, Tenerife y lo tenía con Valencia hasta que lo rompió Camps. Eso nos ha costado unos 400 millones de euros.

El problema del botellón

¿Qué opina de la posibilidad de crear un botellódromo como medida para solucionar los problemas de ruido y suciedad que genera la práctica del botellón?
Se puede estudiar, pero yo creo que para solucionar el botellón hace falta un conjunto de medidas. Por ejemplo, me interesa mucho potenciar los aspectos lúdicos alternativos, me interesa controlar los horarios de expendedores de alcohol, eso habrá que acotarlo, porque me parece importante. La facilidad con la que uno puede comprar alcohol en Valencia seas mayor de 18 años o lleves chupete es exagerada. Y luego hay derecho al descanso y no hay derecho al botellón, eso hay que acotarlo, está claro.

¿Pero puede ser una solución el botellódromo?
Puede ser una solución, pero a mí no me gusta potenciar el que la gente vaya a un sitio para beber un poco demasiado. Tampoco me gusta crear un espacio dedicado a beber, no me parece una buena política. Ahora bien, ¿facilitarlo? Pues creo que lo hemos de estudiar, porque lo que está claro es que la gente tiene que poder descansar.

Consulta aquí más noticias de Valencia.