Al frente de la candidatura Renovadores, Irene Lozano aspira a liderar UPyD con un proyecto "potente", que acometa cambios profundos para poner en marcha un partido mucho más flexible, dialogante y "abierto a pactos" con otras fuerzas, como Ciudadanos, algo necesario, dice, en el nuevo escenario político actual.

En la presentación de la candidatura el día en el que arranca la campaña para renovar la dirección de la formación magenta en el congreso extraordinario del 11 de julio, lo primero que ha hecho la diputada ha sido defender los pilares del partido y su manifiesto fundacional porque, según ha dicho, representa la opción "más potente, rigurosa y honesta".

Lozano quiere un partido renovado pero sin fusiones ni pérdida de autonomíaLozano, que cuenta en su candidatura con el exdiputado Toni Cantó como portavoz adjunto, ha subrayado la urgencia de que UPyD se adapte a los nuevos tiempos, que pasan por abrirse a otros partidos, pero sin fusionarse ni perder su autonomía.

En este momento en el que "se abre la ventana del cambio en este país" UPyD tiene que ser capaz de ser un partido "poroso", con gente que pueda dialogar y llegar a acuerdos con fuerzas "parecidas", ha dicho Lozano en una rueda de prensa en un céntrico café madrileño.

La Comisión Electoral del partido proclamó este martes las cuatro candidaturas que concurrirán al congreso extraordinario. A la que encabeza Lozano se suman la oficialista que lidera el abogado de Bankia Andrés Herzog, la que lidera el exconcejal en la localidad madrileña de Pozuelo de Alarcón José Antonio Rueda y la del responsable de UPyD en Melilla, Julián Domínguez.