Guillermo Zapata: "Creo que quitarme de en medio era un ejercicio de responsabilidad"

  • La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, acepta la dimisión de su edil de Cultura tras conocerse sus tuits ofensivos contra varios colectivos.
  • Zapata deja su labor en el área de Cultura y Deportes, pero no ha renunciado a su acta de concejal para continuar con sus "labores distritales".
  • La Policía investigará los tuits de Zapata por si fueran delito.
Guillermo Zapata durante la rueda de prensa en la que explica las razones de su dimisión como concejal de Cultura de Madrid.
Guillermo Zapata durante la rueda de prensa en la que explica las razones de su dimisión como concejal de Cultura de Madrid.
RTVE

El concejal de Cultura y Deportes del Ayuntamiento de Madrid, Guillermo Zapata, ha presentado su dimisión, tras solo dos días en el cargo, a la nueva alcadesa, Manuela Carmena, tras sus polémicos tuits con contenido ofensivo, que recogían chistes sobre víctimas de ETA o sobre el Holocausto. La regidora ha aceptado la renuncia voluntaria. Zapata deja su labor en el área de Cultura, pero no ha renunciado a su acta de concejal para seguir con sus "labores distritales". Con su marcha, Zapata afirma que no quiere "condicionar" al Gobierno encabezado por Carmena. De momento, se desconoce quién será su sustituto en Cultura.

En la tarde de este lunes Zapata dio una rueda de prensa en la sala de juntas del Ayuntamiento de Madrid, donde estuvo acompañado por el número 18 de la candidatura de Ahora Madrid y responsable del área de Gobierno de Salud, Seguridad y Emergencias, Javier Barbero.

"Pido disculpas y perdón a las personas que se han visto afectadas por los tuits", comentó Zapata al inicio de su comparecencia, en la que señaló que "no se puede justificar nada si se ha causado dolor ajeno a varias personas". "Ya he explicado que ha habido un contexto con esos tuits, pero pido perdón a las personas que se han podido sentir dolidas", continuó.

Zapata señaló que se dirigirá personalmente a todas las personas que se han podido sentir dolidas por sus tuits. "He tenido ya una breve convesarción con el padre de Marta del Castillo y escribiré una serie de cartas dirigidas a las personas que se han sentido afectadas. Entre ellas, a la comunidad judía que se ha podido sentir herida: les quiero indicar que no soy antisemita y condeno cualquier tipo de violencia. Mi respeto a las víctimas de violencia es absoluto".

Sobre cómo se ha planteado su dimisión, ha afirmado que este lunes se ha puesto en contacto con Manuela Carmena y "se ha entendido que todo esto podía tener una afectación en mi trabajo en el Ayuntamiento". "Me parecía que era un ejercicio de responsabilidad quitarme de en medio. El protagonismo de uno no puede ponerse por delante de los demás", sentenció. Ha dejado claro de esta forma que nadie le ha forzado a dimitir.

Y continuó: "Si este escenario podía generar complicaciones en un área tan imporante como la de Cultura, he entendido que no podía ser responsable de ese área. Me da pena, porque creo que podía haber sido un buen concejal de Cultura, pero no me da angustia porque me mantengo en un proyecto que genera ilusión".

"Estamos en un momento histórico y esto genera una presión histórica y una responsabilidad histórica ante el reto que tenemos ante nosotros. Agradezco el apoyo de todas las personas que se han mostrado a mi favor y me han entendido. La candidatura de Ahora Madrid pone en el centro la alegría de hacer política junta, que las personas corrientes de esta ciudad puedan trabajar juntas para hacer que sea mejor", afirmó posteriormente para concluir antes del turno de preguntas: "El contexto de la libertad de expresión habla de lo que uno puede decir o no, pero no habla de las consecuencias. Por eso reitero mis disculpas por los chistes que durante estos años he podido escribir en Twitter".

Por su parte, el edil de Salud, Seguridad y Emergencias, José Javier Barbero, ha pedido que se diferencien las manifestaciones de Zapata de su conducta, avalada a su juicio por su trayectoria en defensa de lo derechos humanos. Barbero ha indicado que, más allá del debate sobre la vara de medir, lo que ha "abrumado" al equipo de gobierno es "causar ese dolor en las víctimas". Tras preguntas sobre los insultos con que fueron recibidos en la calle el pasado sábado miembros de Ciudadanos tras la sesión de investidura, Barbero ha denunciado que es "deplorable" y que la manera de hacer política de Ahora Madrid no pasa por los insultos y las amenazas.

Manuela Carmena afirmaba este domingo que no descartaba cesar a Zapata. Un día después señaló que hay que establecer "límites" al humor negro, del que se declara "poco amiga", para añadir a renglón seguido que sus concejales "han cambiado" y que los quiere "a todos" con ella.

El portavoz municipal del PSOE, Antonio Miguel Carmona, ha mostrado "medianamente safisfecho" por el cese o dimisión de Guillermo Zapata como concejal de Cultura, aunque considera que también debería renunciar a su acta en el Ayuntamiento, y ha asegurado que la alcaldesa de la capital sigue contando con su apoyo para impulsar el cambio político.

La polémica ha venido desde que el sábado, el mismo día que se constituyó el Consistorio de la capital, se conocieran unos tuits de Zapata en los que hacía chistes sobre los judíos o sobre la víctima de ETA como Irene Villa, algo que ha llevado a toda la oposición a pedir su cese.

Este lunes, se ha dado a conocer que la Policía Nacional está analizando los mensajes publicados por Zapata por si constituyeran delito. Según han informado fuentes policiales, agentes de la Unidad central de Delitos Telemáticos está examinando los tuits. Sus mensajes ("¿Cómo meterías a cinco millones de judíos en un 600? En el cenicero" o "Han tenido que cerrar el cementerio de las niñas de Alcaser para que no vaya Irene Villa a por repuestos") los escribió como ejemplo de chistes "viejos" que circularon en su día y que eran "profundamente incorrectos por su crueldad", según explicó Zapata el domingo.

"Que cese la tormenta mediática"

Zapata adelantaba este lunes por la mañana que no descartaba dimitir si era "lo más adecuado para que esas personas dejen de sufrir" o para que cesase "la tormenta mediática desatada". Y se mostró dispuesto a "asumir las responsabilidades" porque Ahora Madrid era un "proyecto colectivo", no suyo ni de la alcaldesa, dijo en declaraciones a Radiocable.

Este mismo lunes, la alcaldesa madrileña ha considerado que "la visión sobre el humor negro" del edil quizás aconsejase que pudiese tener "otras tareas" que no sean "las de responsable de Cultura", de manera que este lunes buscará cómo "rentabilizar" su posición: "Es simplemente algo que está en el debate de la ciudadanía y, como todos los debates de la ciudadanía, hay que tenerlos como buenos". Y añadió: "Si la sociedad critica algunas actuaciones de las que nosotros podamos tener, habrá que escucharlas, analizarlas y resolverlas".

"Guillermo no es un problema, habrá que buscar la manera de poder rentabilizar mejor su actuación (...), pero en principio no es un problema", dijo Manuela Carmena en una entrevista con la Agencia Efe en su recién estrenado despacho del Ayuntamiento de Madrid. Carmena desconocía esos comentarios, que le despertaron preocupación, aunque asegura que él ha explicado su postura y ella la entiende: "Ahora estamos en el debate de cuál es el alcance del humor negro, y sobre esas cosas vamos a hablar".

Entiende las críticas de los otros grupos políticos

Dijo Carmena además entender las críticas del resto de grupos políticos a la actitud de su recién nombrado concejal —"Las palabras pueden ir cargadas de mucha violencia y pueden hacer daño y me preocupa ese daño"— pero cree que si no se hubiese "amplificado" la situación no habría tenido la misma repercusión.

"Si no hubiera habido una actitud de cierto aprovechamiento político que no comparto pero comprendo pues no hubiera tenido trascendencia (...). Pero, en fin, no vivo en un mundo ideal", ha comentado Carmena, que acepta que "otros" son mucho más "políticos" que el grupo de Ahora Madrid y van a tener "esas actitudes".

Tampoco le preocupa que el PSOE, que facilitó su investidura, le haya pedido la primera dimisión nada más comenzar su mandato: "He hablado ya con Antonio Miguel Carmona y no me preocupa, en política las críticas me parecen bien y yo no las temo (...) Me parece muy bien que el PSOE tenga esta postura crítica", explica.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento