Izquierda Unida ha comunicado a sus concejales en las localidades malagueñas de Ardales y Mollina sus bajas cautelares como integrantes de esta formación política tras arrebatar las Alcaldías al PSOE, en el primer caso con el apoyo de Falange Auténtica y en el segundo con el del PP.

La dirección de IU en Málaga abrirá en el caso de la población malagueña de Torrox sólo un expediente informativo, aunque no ve este caso como un "incumplimiento estricto" del acuerdo municipal con el PSOE, pese a que IU quitó a los socialistas -la lista más votada- la Alcaldía en un pacto con el Partido Socialista de Andalucía (PSA) e independientes.

Izquierda Unida no quiere que se usen sus siglas en los dos ayuntamientos
El coordinador provincial de IU,
José Antonio Castro, aseguró que dilucidarán sobre este caso y que no habrá medidas "en ningún caso más" y destacó los de Ardales y Mollina como "incumplimientos de IU patentes y bien visibles" que han dado lugar a los expedientes abiertos hoy y que persiguen expulsiones.

La dirección propondrá esa sanción y remitir una certificación notarial a esos Ayuntamientos para que los grupos municipales no usen las siglas de IU.

Los afectados podrán alegar y cabe el recurso ante la Comisión de Arbitraje y Garantías Democráticas de IU.

Respecto a las asambleas locales de Ardales y Mollina, estudiarán si sus decisiones sustentaron la posición de sus grupos y si fueron mayoritarias o unánimes, ante lo que la ejecutiva provincial verá si expedienta a las asambleas, cuyos respectivos coordinadores son precisamente los alcaldes elegidos en virtud de incumplimientos de los acuerdos, Juan Calderón y Francisco Sánchez.

Espera que otras fuerzas políticas "correspondan" con las medidas disciplinarias anunciadas por IU y aseguró que no escuchó si se abrirá expediente a los integrantes del PSOE en Benaoján, donde ve un "flagrante y descarado incumplimiento" del acuerdo entre socialistas e izquierdistas, y que le gustaría oír que los expulsan.