Le obliga la reciente Ley de Propiedad Intelectual, afirma la entidad. La Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) argumenta que «no puede dejar de percibir» el pago por la música de festivales benéficos como Entresures, celebrado el 2 de junio en el auditorio de Málaga.

La corporación cobrará el 10% de la taquilla, unos 4.200 euros. La recaudación total se destinará a hacer un economato en Senegal.

El delegado de SGAE en Andalucía, Luis Lozano, asegura que los derechos de autor son «irrenunciables», porque la SGAE actúa por cuenta de terceros, sus 85.000 socios. «Sería como si el director del banco donde usted tiene su cuenta, con su mejor voluntad, decidiera colaborar con un euro de la cuenta de cada uno de sus clientes a este festival sin contar con su aprobación previa. Sería ni más ni menos que apropiación indebida», detalla.

Precisamente, CC OO, promotor de Entresures,  instó a la SGAE a que alterara su funcionamiento para que se comprometiera con el resto de certámenes sin ánimo de lucro. Los representantes de los autores expusieron a CC OO que podían pedir a cada intérprete, músico y letrista que renunciara a sus derechos, pero el sindicato se negó por la complejidad de este trámite y el hecho de que los grupos participantes en Entresures ya habían rebajado su caché.