El telescopio espacial Hubble.
El telescopio espacial Hubble, en una foto tomada en 1997. NASA / ESA

A principios del siglo XVII, Galileo revolucionó el mundo de la astronomía con la invención de un ingenio que permitía observar los cuerpos celestes como nunca antes habían sido vistos. Aquel telescopio artesanal de ocho aumentos permitió detectar cuatro lunas de Júpiter, intuir los anillos de Saturno (Galileo no los identificó como tales, pero registró que aquel gigante gaseoso parecía tener asas) y recrearse en el paisaje lunar, salpicado de cráteres y llanuras. Casi 400 años más tarde nacía el descendiente más célebre de aquel anteojo primigenio: el Telescopio Espacial Hubble que, como su arcaico antepasado, supuso una revolución en el ámbito científico y permitió al ser humano contemplar maravillas nunca antes vistas.

Creada bajo los auspicios de la NASA y la Agencia Espacial Europea (ESA), esta ventana a los confines del universo celebra este viernes su primer cuarto de siglo en funcionamiento. Durante todo este tiempo ha estudiado agujeros negros, ha recabado datos que demuestran que la expansión del universo es cada vez más rápida y ha asombrado a medio mundo con unas imágenes de sobrecogedora belleza, entre muchos otros logros.  Éstas son 25 claves sobre el Telescopio Espacial Hubble en su 25 aniversario:

1. Origen. El primero en concebir la idea de colocar un telescopio en la órbita de la Tierra fue, allá por 1923, el científico alemán Hermann Oberth. En 1946, el astrónomo estadounidense Lyman Spitzer escribió un informe sobre las ventajas que supondría la puesta en marcha de un observatorio extraterrestre: la ausencia de atmósfera y de contaminación lumínica permitiría obtener imágenes de calidad superior a la de cualquier telescopio que pudiera haber en la superficie del planeta. Décadas más tarde, en 1977, EE UU aprobó la financiación para el Gran Telescopio Espacial.

2. Bautizo. En 1983, la NASA rebautizó al Gran Telescopio Espacial como Telescopio Espacial Hubble. Se trata de un homenaje al astrónomo norteamericano Edwin Powell Hubble, que demostró la existencia de otras galaxias y descubrió las primeras evidencias de la expansión del universo.

3. Primeros pasos. Los trabajos de construcción del Hubble finalizaron en 1985, pero su lanzamiento al espacio, inicialmente previsto para 1986, se retrasó debido al accidente del transbordador espacial Challenger, en el que murieron sus siete tripulantes y que causó la suspensión de todos los vuelos de transbordadores espaciales. Finalmente, el  Hubble fue lanzado al espacio el 24 de abril de 1990, a bordo del transbordador Discovery.

4. Retrato robot: El Hubble tiene una longitud de 13,2 metros, mide 4,2 metros de diámetro y pesa 11.110 kilos. Su espejo primario mide 2,4 metros de diámetro (cuanto mayor es este espejo, mayor capacidad de alcance tiene el telescopio; el Very Large Telescope o Telescopio Muy Grande del desierto de Atacama tiene cuatro espejos de 8,2 metros cada uno). Dispone de dos grandes paneles solares de donde extrae energía para las computadoras e instrumentos científicos de a bordo. Da una vuelta completa a la Tierra cada 96 minutos.

El Hubble orbita la Tierra a sólo 543 kilómetros de distancia para que los astronautas puedan acceder a él con facilidad5. Órbita baja. El Hubble orbita la Tierra a una altura de 543 kilómetros. La NASA seleccionó a propósito una órbita baja para que fuera fácilmente accesible desde la Tierra en transbordador espacial, de forma que en caso de avería un equipo de astronautas pudiera llegar hasta él para repararlo. Esta decisión fue un gran acierto, como se reveló muy poco después.

6. Un comienzo accidentado. Las primeras imágenes que captó el telescopio revelaron que su espejo principal sufría una "aberración esférica" que hacía que las fotos se vieran distorsionadas. Semejante error garrafal convirtió a la NASA en diana de numerosas críticas, pero la agencia espacial americana reaccionó con rapidez y ese mismo año aprobó la construcción del instrumento 'COSTAR', una suerte de 'gafas' que permitirían que el Hubble pudiera tener una visión normal. El problema quedó resuelto en 1993, cuando un equipo de ingenieros le instaló los espejos correctivos.

El telescopio espacial Hubble

7. Muy bien equipado. El telescopio espacial está equipado con varios instrumentos: WFC3 (la cámara principal del telescopio), COS (Espectómetro de Orígenes Orígenes Cósmicos, que permite detectar una amplia gama de longitudes de onda), ACS (Cámara Avanzada para Sondeos, cuyo rango de longitud de onda se extiende desde el ultravioleta hasta el infrarrojo y que es capaz de mapear grandes áreas de cielo con gran detalle), STIS (que combina una cámara con un espectómetro), NICMOS (Cámara de Infrarrojo Cercano y Espectómetro Multiobjeto) y FGS (Sensores de Orientación Fina, que le permiten apuntar certeramente a su objetivo pese a su alta velocidad: 28.000 km/h).

Algunos de los avances astronómicos más importantes del siglo XX han sido posibles gracias al Hubble8. Punto de inflexión. La puesta en funcionamiento del telescopio espacial Hubble marcó un antes y un después en las ciencias espaciales. Algunos de los avances más importantes realizados en este campo a lo largo del siglo XX han sido posibles gracias al Hubble, como el ritmo de expansión del universo, los agujeros negros, los exoplanetas o la materia oscura. El Hubble también tuvo un gran impacto en la sociedad en general, que se vio subyugada por sus imágenes y comenzó a percibir la astronomía como una ciencia más atractiva y accesible.

9. El histórico choque de un cometa. Las únicas imágenes conseguidas hasta ahora de un cometa impactando contra un planeta han sido proporcionadas por el Hubble. La colisión ocurrió en julio de 1994, cuando el cometa Shoemaker-Levy 9 impactó contra Júpiter. El telescopio captó su impresionante zambullida en la atmósfera joviana, donde las consecuencias del impacto pudieron observarse durante varios días. Como señala la ESA, las imágenes del Hubble en alta resolución de los planetas y lunas del Sistema Solar "sólo pueden ser superadas por las fotos tomadas por naves espaciales que realmente los hayan visitado". El Hubble, señala la Agencia Europea, "incluso tiene una ventaja sobre estas sondas: puede ver estos objetos periódicamente, por lo que puede observarlos durante intervalos de tiempo mucho mayores que cualquier sonda que haya pasado cerca".

10. Una mirada al pasado. El Hubble ha observado las galaxias más lejanas y la luz estelar más antigua jamás vista por la humanidad. Ha captado imágenes de galaxias primitivas situadas a más de 13.000 millones de años luz. Debido al tiempo que tarda la luz de cuerpos tan remotos en llegar hasta nosotros, estas galaxias se observan "tal y como eran cuando el universo tenía menos del 4% de su edad actual, tan sólo 500 millones de años después del Big Bang", explica la ESA. También la edad del universo se conoce hoy con una precisión mayor que la que se tenía con anterioridad al Hubble: cerca de 13.700 millones de años.

11. Plutón, destronado. El Hubble es uno de los responsables de que este cuerpo celeste perdiera su 'titulo' de noveno planeta del Sistema Solar y pasara a convertirse en un simple planeta enano. Sus observaciones revelaron que el planetoide Eris, situado más allá de la órbita de Neptuno, era al menos tan grande que Plutón.

El Hubble descubrió cuatro lunas en Plutón y una en Neptuno que no habían sido detectadas desde la Tierra 12. Cazador de lunas. Pero aunque Plutón perdió su categoría de planeta debido en parte a las mediciones del Hubble, también ganó unas cuantas lunas que se unieron a Caronte, su satélite más grande. Se trata de Nix, Hidra, Cerbero y Estigia, todas ellas detectadas por el telescopio espacial. También descubrió una nueva luna en Neptuno (la número 14), en 2013 detectó vapor de agua manando de la superficie de Europa, una de las lunas de Júpiter, y recientemente descubrió indicios de la existencia de un profundo océano de agua salada bajo otro satélite joviano, Ganímedes.

13. Los Campos Profundos del Hubble. Los Campos Profundos son observaciones de larga duración de una sección concreta del cielo. Al estar recolectando luz durante un largo periodo de tiempo, los objetos que se ven muy débiles debido a la enorme distancia pueden hacerse visibles en las fotografías realizadas por el telescopio. "Enfocamos el telescopio hacia una región no más grande que el diámetro aparente de la Luna y que estaba completamente negra. Al cabo de unos días empezaron a aparecer cantidad de objetos, estrellas y galaxias por todas partes", explicó en este sentido, en una entrevista a Efe, el astrofísico francés Roger-Maurice Bonnet, uno de los padres del Hubble. El primer Campo Profundo del Hubble fue observado a finales de 1995. Entre 2012 y 2014 ha creado dos nuevos campos profundos: el Campo Extremadamente Profundo y el Hubble Ultra Field, que fue observado en ultravioleta y permitió a los astrónomos estudiar la formación estelar en una región situada a 10 años luz de distancia.

Campo profundo del Hubble

14. La expansión del universo. Una de las misiones del Hubble era recabar datos que permitieran determinar el ritmo de expansión del universo. Para ello, el telescopio estuvo observando  las Cefeidas (unas estrellas de luminosidad variable) durante ocho años. Gracias a esos datos, los científicos han podido determinar que la expansión aumenta 70 km/seg por cada 3,26 millones de años luz de distancia.

15. El ciclo vital de las estrellas. La capacidad del Hubble para sondear estrellas en otras galaxias permite a los científicos investigar la influencia de diferentes ambientes en la vida de las estrellas. Sus instrumentos nos han permitido atisbar a través de las nubes de polvo que rodean las estrellas recién nacidas. En 2011 registró una explosión de radiación que, según los científicos, podría ser la evidencia de una estrella que está siendo desgarrada mientras cae en el interior de un agujero negro supermasivo.

En 2008, el Hubble captó la primera imagen de un exoplaneta: Formalhaut b 16. Exoplanetas. La primera imagen visual de un planeta ajeno a nuestro Sistema Solar fue captada por el Hubble en 2008: el exoplaneta Formalhaut b, un planeta gigante gaseoso tres veces más grande que Júpiter que orbita la estrella Formalhaut. Y en 2012 descubrió un nuevo tipo de planeta extrasolar: un mundo acuático envuelto por una atmósfera densa y húmeda. El telescopio espacial ha revelado también que los discos de polvo alrededor de estrellas jovenes son algo sumamente común. Estos discos podrían ser sistemas planetarios jóvenes en etapas primitivas de formación, lo que implica que hay sistemas planetarios similares al nuestro por todo el universo y que, por tanto, es improbable que la Tierra sea el único planeta habitado.

17. Agujeros negros. Los agujeros negros son objetos con tanta gravedad que ni siquiera la luz puede escapar de ellos, lo que significa que es imposible verlos. Sin embargo, sí es posible detectar sus efectos sobre el entorno. Las mediciones del Hubble demuestran que todas las galaxias grandes tienen agujeros negros en su centro, y que las galaxias más grandes son las que tienen los agujeros negros más masivos.

18. Materia oscura. Los científicos todavía no saben de qué está formada exactamente esta sustancia que constituye el alrededor de tres cuartas partes de la masa del universo. Pero la información aportada por el telescopio espacial ha sido clave para dar un empujón a las investigaciones en este sentido. El Hubble ha permitido crear el primer mapa tridimensional de la distribución de materia oscura en el universo y también ha detectado cómo se comportan los cúmulos de esta sustancia al chocar entre sí. 

19. Fotos impactantes. De todas las asombrosas imágenes del espacio que el Hubble ha puesto a nuestro alcance, la más famosa es la de la Nebulosa del Águila, una foto posteriormente rebautizada como 'Los pilares de la creación' y que fue tomada en 1995. El crítico británico de arte Jonathan Jones ha definido las fotografías captadas por el Hubble como "las obras de arte más bellas de nuestra época".

Los pilares de la creacion

20. Lentes gravitacionales para llegar más lejos. La 'lente gravitacional' es el efecto que se produce cuando la trayectoria de la luz se ve alterada al pasar por un objeto tan masivo que deforma el tejido del espacio, como un cúmulo de galaxias. Como las lentes gravitacionales funcionan como lentes de aumento, los astrónomos del Hubble han sido capaces de utilizarlas para aumentar aún más la potencia del telescopio y observar galaxias lejanas del universo primitivo que de otra forma serían imposible de ver.

21. Cinco visitas a domicilio. A lo largo de sus 25 años de vida, el telescopio espacial ha recibido cinco veces la visita de otros tantos equipos de astronautas para ponerlo a punto. La primera de estas "misiones de servicio" tuvo lugar en 1993, cuando se le instaló el dispositivo para corregir su defecto en el espejo primario. Los astronautas volvieron a visitarlo en 1997, 1998 y 1999, cuando se sustituyeron aparatos científicos antiguos por otros nuevos y se realizaron ajustes de mantenimiento y mejora. La última misión de servicio se produjo en 2009, cuando se instalaron nuevos aparatos y se repararon instrumentos dañados. 

22. Una herramienta muy productiva. Este telescopio espacial es, sostiene la ESA, "el instrumento científico más productivo que se ha fabricado". Cada semana envía a la Tierra cerca de de 120 GB de datos, lo que equivale a unos 26 DVD. En estos 25 años se han publicado más de 13.000 artículos científicos utilizando datos recabados por el Hubble.

23. Otros telescopios espaciales. En las últimas décadas han sido puestos en órbita otros telescopios, pero siempre se ha tratado de instrumentos con una vida útil más corta y objetivos muy específicos, como captar rayos X (XMM-Newton), detectar el fondo cósmico de microondas (Plank), hacer observaciones en infrarrojos (Spitzer) o buscar exoplanetas potencialmente habitables (Kepler).

El sustituto del Hubble, el telescopio espacial James Webb, será lanzado al espacio en 2018 24.El futuro del Hubble. El Hubble, que ya ha superado en cinco años su estimación inicial de vida útil, seguirá prestando sus servicios hasta que el cuerpo aguante, lo que, según las previsiones más optimistas, podría ser hasta el año 2020.

25. El sustituto. El Hubble será sustituido por otro telescopio espacial, el James Webb, que será enviado al espacio en 2018. El James Webb tiene un espejo primario de 6,5 metros de diámetro (el del Hubble mide 2,4) y se situará a 1,5 millones de kilómetros de la Tierra (el Hubble orbita a 540 kilómetros de distancia), una distancia que hará imposible las misiones de reparación y actualización de instrumentos.