Cinco meses después de iniciar su andadura parlamentaria, el polémico proyecto de Ley de Seguridad Ciudadana ha sido aprobado en el Congreso con el único respaldo del PP frente a toda la oposición que ha bautizado la iniciativa como "ley mordaza".

El proyecto sustituirá a la norma vigente de 1992 que también recibió apodos, en este caso, la llamada "ley Corcuera" o de "la patada en la puerta".

Así, queda aprobado el trío de 'normas mordaza' (ley de seguridad ciudadana, reforma del código penal y ley antiyihadista) que recibió su aprobación final este jueves en el Congreso. El Gobierno, gracias a su mayoría absoluta, conseguía la aprobación de estas leyes en un breve plazo, desatendiendo las críticas de ONG, movimientos sociales, la UE y la ONU.

Las tres normas entrarán en vigor el 1 de julio de 2015. Entre las novedades más significativas de la Ley de Seguridad Ciudadanana figuran las siguientes:

Extranjería

  • Se modifica la ley de Extranjería a fin de contemplar el "régimen especial" de Ceuta y Melilla y legalizar los rechazos en frontera de inmigrantes irregulares -llamadas devoluciones en caliente- mientras intentan rebasar las vallas.

  • Por primera vez se prohíbe por ley las redadas policiales indiscriminadas o por razones étnicas, pero se permite la identificación de las personas que tengan total o parcialmente cubierto el rostro con cualquier tipo de prenda.

  • Se regulan los cacheos o registros corporales externos, que se someten, según la norma, a los principios de no discriminación o injerencia mínima. Se explicará el motivo de esta exploración superficial, siempre con un agente del mismo sexo que el ciudadano.

Identificaciones

  • El traslado y estancia en comisaría para la identificación de personas no podrá superar el plazo máximo de seis horas. Esta "retención" se practicará excepcionalmente y cuando no sea posible acreditar esta identificación por medios físicos o telemáticos.

  • Una vez practicada esta diligencia, los agentes proporcionarán a la persona un "volante acreditativo" con el tiempo que han permanecido en la comisaría y el motivo.

  • En un "libro registro" quedarán reflejados todos estos datos, que serán eliminados a los tres años.

Sanciones

  • Las infracciones muy graves y graves se dividen en grados máximo, medio y mínimo. Como norma general se impondrá la multa en el grado más leve y se individualizará la sanción con criterios recogidos en la ley, entre los cuales figura la cuantía del perjuicio o la capacidad económica del infractor.

  • Las muy graves prescribirán a los dos años, las graves al año y las leves a los seis meses.

  • En cuanto al régimen sancionador, habrá infracciones muy graves (4), con multas de 30.001 a 600.000 euros; graves (23) para las que se establecen multas de 601 a 30.000 euros, y 17 leves sancionables con 100 a 600 euros.

Infracciones muy graves

Suponen la imposición de una multa de 30.001 a 600.000 euros.

  • Reuniones o manifestaciones no comunicadas o prohibidas en lugares que tengan la consideración de infraestructuras críticas como centrales nucleares o aeropuertos, así como la intrusión en sus recintos, incluyendo su sobrevuelo, y la obstrucción de su funcionamiento.

  • Fabricación, comercio y tenencia ilegal de armas reglamentarias y explosivos catalogados incumpliendo la normativa de aplicación y sin la documentación requerida cuando se causen perjuicios muy graves.

  • Celebración de espectáculos públicos o actividades recreativas quebrantando la prohibición o suspensión ordenada por la autoridad por razones de seguridad.

  • Deslumbrar con dispositivos tipo láser a conductores de tren, metro o pilotos.

Infracciones graves

Suponen una multa de 601 a 30.000 euros.

  • Perturbación del orden en actos públicos, deportivos, culturales, espectáculos, oficios religiosos u otras reuniones numerosas cuando no sean constitutivas de delito.

  • La perturbación grave de la seguridad ciudadana en protestas no comunicadas ante instituciones del Estado como el Congreso, el Senado, los Parlamentos autonómicos o los altos tribunales, aunque no tengan actividad.

  • Desórdenes graves en vía pública u obstaculizar las calles -barricadas- con mobiliario urbano, coches o contenedores.

  • Obstruir a la autoridad en la ejecución de sus decisiones administrativas o judiciales, como en los desahucios.

  • Obstaculizar gravemente la actuación de los servicios de emergencia.

  • Desobediencia o resistencia a la autoridad o a sus agentes en el ejercicio de sus funciones y la negativa a identificarse.

  • La negativa a disolver reuniones o manifestaciones cuando lo ordene la autoridad.

  • La intrusión o sobrevuelo en infraestructuras o instalaciones en las que se presten servicios básicos para la comunidad como aeropuertos, centrales nucleares, etc.

  • La demanda de servicios sexuales en las proximidades de zonas infantiles, como parques o colegios, o en lugares donde se ponga en peligro la seguridad vial, como los arcenes. Será multada la conducta si la persona persiste en su actitud a pesar de ser advertida por los agentes.

  • Obstruir inspecciones y controles reglamentarios en fábricas, locales y establecimientos.

  • Uso de uniformes policiales o de servicios de emergencia sin autorización.

  • Consumo y tenencia de drogas en lugares públicos y su tolerancia, así como el abandono de los utensilios empleados.

  • El traslado de personas en vehículos (las cundas) a los poblados de la droga.

  • Plantar y cultivar drogas, así como la tolerancia del consumo ilegal de estupefacientes en locales o establecimientos públicos.

  • El uso no autorizado de imágenes o datos personales o profesionales de los agentes que pueda poner en peligro la seguridad personal o profesional de estos o el éxito de una operación.

Infracciones leves

Suponen una multa de 100 a 600 euros.

  • Manifestaciones y reuniones que infrinjan la ley de reunión.

  • Exhibición de objetos peligrosos con ánimo intimidatorio.

  • Las faltas de respeto y consideración hacia los agentes de las fuerzas de seguridad en el ejercicio de sus funciones.

  • Realizar o incitar actos que atenten contra la libertad sexual.

  • Deslumbrar con dispositivos tipo láser a las fuerzas de seguridad.

  • La ocupación de cualquier espacio común, público o privado (los okupas y las acampadas), así como la venta ambulante no autorizada.

  • Perder tres veces o más el DNI en un plazo de un año y la negativa a entregar este documento cuando se acordara su retirada.

  • Los daños leves a mobiliario urbano como marquesinas, papeleras o contenedores, así como los actos vandálicos a servicios públicos, por ejemplo, las pintadas y los grafiti.

  • El consumo de alcohol en la calle, el conocido como botellón, cuando perturbe gravemente la tranquilidad ciudadana.

  • Escalar a edificios o monumentos.

  • Retirar las vallas de la Policía que delimitan perímetros de seguridad.