Zaida Cantera
La capitán Zaida Cantera, entrevistada por Jordi Évole para el programa 'Salvados'. LA SEXTA

La capitán del Ejército de Tierra Zaida Cantera, que se encuentra de baja médica desde febrero del pasado año, denuncia en el libro No, mi general el acoso sexual y laboral que asegura haber sufrido en el Ejército.

Zaida Cantera ha decidido romper su silencio en un libro escrito por la diputada de UPyD Irene Lozano, en el que critica la desprotección de los militares que se atreven a hacer frente al acoso de sus superiores.

Basado en su historia personal, la militar justifica la publicación de este libro porque "hay que denunciar a los responsables, porque hay muchos militares honrados dejándose la piel, y hay que diferenciarlos".

"No todos somos iguales, como se ha demostrado. No lo somos ante la ley, lo que es lamentable, pero tampoco lo somos ante la corrupción, el caciquismo y el servilismo", dice.

El libro, editado por Plaza Janés, relata su "experiencia brutal y traumática de ser acosada sexualmente primero, y perseguida laboral, profesional y personalmente, después, a modo de escarmiento, por aquellos que tendrían que haberla protegido".

Acosada desde 2008

En 2008, Zaida Cantera, tras regresar de una misión en Líbano, se reincorporó a su puesto en el Ejército de Tierra y dio comienzo la historia de acoso por parte de uno de sus superiores, el coronel Isidro José de Lezcano-Mújica.

Las fuerzas armadas han significado mi vocación desde niña. No me voy, me han echado En el libro se dice que "durante un año aguantó sus miradas lascivas, sus insinuaciones y tocamientos, y después de sufrir una agresión física, y desalentada por la pasividad de sus superiores, se decidió a denunciarlo para poner fin a tan grave situación de desamparo".

El Tribunal Militar Central, en sentencia dictada el 8 de marzo de 2012, condenó al entonces coronel a dos años y diez meses de prisión por delito de "abuso de autoridad", con trato degradante, ya que entonces el acoso sexual no estaba tipificado en el Código Penal Militar.

Zaida Cantera, que ingresó en el ejército en 1997, se encuentra de baja médica desde febrero de 2014.

El 14 de julio de ese año solicitó la incoación de un expediente de insuficiencia de condiciones psicofísicas para determinar si todavía posee las facultades para continuar en el Ejército.

"Las fuerzas armadas han significado mi vocación desde niña. No me voy, me han echado. No creo que sea imposible luchar desde dentro contra un sistema anquilosado en el pasado, pero el desgaste personal es terrible. Al engranaje del Ejército le falta el aceite con el que se impregna la democracia actual", según afirma en el libro.

En 'Salvados'

En el programa Salvados de La Sexta, Zaida Cantera volvió a contar su experiencia: "No tenéis ni idea del ejército, de lo que realmente pasa y ocurre dentro", dijo al comienzo, para añadir que "si das una opinión en la academia te dicen: eh, esto no es una democracia".

Cantera denuncia que el coronel Lezcano dijo que quería "una secretaria de falda corta" y se quejó de que "si a mí me viola un superior, tengo que denunciarlo a través de mi superior". Admite que "aguanté más de lo que debería haber aguantado".