Salvador Puig Antich. (Arreu)
Salvador Puig Antich. (Arreu) Arreu

El Tribunal Supremo (TS) volvió a rechazar la práctica de nuevas pruebas que habían sido solicitadas por la familia del anarquista Salvador Puig Antich, ejecutado en 1974, antes de terminar las deliberaciones sobre si procede o no revisar la sentencia que le condenó a muerte.

Antich fue ajusticiado por el método del garrote vil en 1974 por la muerte de un policía

Salvador Puig Antich, un anarquista barcelonés del Moviment Ibéric Llibertari (MIL), fue ajusticiado por el método del garrote vil el 2 de marzo de 1974, tras ser condenado como autor de la muerte a tiros del policía Francisco Anguas cuando supuestamente iba a detenerle por su presunta participación en el atraco a un banco de Barcelona.

El pasado 20 de marzo, el TS desestimó la práctica de dos nuevas pruebas solicitadas por las hermanas del anarquista al considerar que éstas son "irrelevantes" y "no añaden nada nuevo a las ya practicadas en su día".

Una declaración que no se ha admitido

Un mes antes, el 20 de febrero, el pleno de la Sala de lo Militar había suspendido la deliberación que tenía prevista sobre si se podía presentar un recurso de revisión de la sentencia por la que Salvador Puig Antich fue condenado a muerte, debido a que la familia había pedido la práctica de dichas pruebas.

La revisión de la sentencia está pendiente de que se acepten las nuevas pruebas que pide la familia

Las hermanas reclamaron que se tomara declaración al ex vocal del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) Francesc de Paula Caminal y Badía, lo que no estimó el alto tribunal puesto que "en su día se inadmitió al tratarse de un supuesto testigo referencial".

La familia cree que la Sala, al fijar la deliberación para el pasado 20 de febrero, se saltó un trámite de alegaciones, por lo que interpuso un recurso de súplica contra esta decisión, en el que también aportó un nuevo informe pericial dactilográfico.

Un informe bajo sospecha

En este estudio dactilográfico se afirma que en el informe de autopsia de Anguas se insertó la frase "los tres disparos pueden corresponder al mismo tipo de proyectil" con letra distinta.

Además, según alegan, en este documento también hay tres correcciones realizadas a bolígrafo sobre la trayectoria de los disparos.

Una corrección con boli en un informe genera sospechas sobre uno de los documentos clave

Por ello, el abogado de la familia pidió al TS que se le permita a la perito acceder al documento original de la autopsia , lo que el TS rechazó al ser una prueba "inútil e innecesaria", y ello porque "los añadidos a máquina y a mano en el informe de la autopsia resultan evidentes" y "la Sala los ha percibido desde el primer momento".

Según indicó el Supremo, "la pericial propuesta resulta a todas luces innecesaria y lo mismo cabe decir respecto a las palabras que originariamente fueron dactilografiadas en dicho documento y retocadas o corregidas".

"En conclusión, las pruebas propuestas son a juicio de esta Sala irrelevantes en orden a la autorización o no del recurso de revisión formulado, ya que las pruebas solicitadas no añaden nada nuevo a las ya practicadas en su día a la hora de decidir sobre la autorización solicitada", concluye.

En el recurso de súplica también aportaron varios recortes de prensa sobre los hechos, que han sido unidos a los autos por el alto tribunal. Por su parte, el magistrado José Luis Calvo Cabello indica en su voto particular discrepante que la prueba pericial "debió ser admitida".