La trabajadora sanitaria diagnosticada con ébola en Escocia llegó este martes al hospital Royal Free de Londres, donde será tratada en una unidad con el más alto nivel de aislamiento, según informaron fuentes sanitarias.

La enferma, cuya identidad no ha sido facilitada pero los medios locales afirman que trabaja para el Servicio Nacional de Salud (NHS, siglas en inglés), había sido hospitalizada en Glasgow tras llegar a esa ciudad escocesa el domingo procedente de Sierra Leona.

La paciente llegó a Escocia en un vuelo de British Airways (BA) tras hacer escala en Casablanca (Marruecos) y Londres.

El pasado agosto, el británico William Pooley, de 29 años, se infectó del virus Según fuentes sanitarias, la mujer fue llevada a la capital británica en un avión militar especialmente preparado y fue atendida en el vuelo por enfermeros que llevaban trajes protectores.

El Gobierno autónomo escocés ha indicado que la paciente estuvo en contacto con una sola persona tras su llegada a Escocia.

El ministro británico de Sanidad, Jeremy Hunt, dijo hoy que el Gobierno hace todo lo necesario para proteger a la población y agregó que se revisarán los protocolos que se aplican a todos los trabajadores del NHS que trabajan en Sierra Leona.

En virtud de los protocolos que aplica el Reino Unido, cualquier persona a la que se le ha diagnosticado ébola debe ser trasladada a la unidad de aislamiento preparada especialmente en el hospital Royal Free de la capital británica lo antes posible.

Según las autoridades sanitarias británicas, esta unidad cuenta con todas las instalaciones y el personal necesarios para asegurar que el paciente recibe el mejor de los cuidados.

El pasado agosto, el británico William Pooley, de 29 años, se infectó del virus mientras colaboraba con los enfermos de Sierra Leona y fue repatriado al Reino Unido en un avión militar británico para recibir tratamiento con el fármaco ZMapp en el Royal Free. William Pooley fue dado de alta en septiembre pasado tras haberse recuperado.