Sánchez-Camacho
La presidenta del PPc, Alicia Sánchez-Camacho, durante la rueda de prensa. BEGOÑA FUENTES / ACN

La presidenta del PP de Cataluña, Alicia Sánchez-Camacho, ha considerado este domingo que "no solo sirve, que está bien, pedir perdón y dar la cara" ante los casos de corrupción en el PP, sino que su partido y el Gobierno deben ser "muy contundentes" y "tomar medidas drásticas" ante unos hechos "bochornosos" e "indignantes".

Tras la implicación de varios dirigentes y miembros del PP en la Operación Púnica, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, pidió esta semana disculpas a todos los españoles en nombre de su partido por haber nombrado para algunos cargos a personas que no han sido "dignas" de ello y que, "en apariencia", han abusado de los mismos.

Sánchez-Camacho ha considerado que "no solo sirve pedir perdón. Se ha de pedir perdón, dar la cara y decir 'escuche, nos hemos equivocado si hemos confiado en gente que no ha actuado de manera digna, leal y son unos corruptos'. Pero además se ha de ser más contundente y drásticos".

La dirigente popular ha opinado que el "Gobierno, el presidente Mariano Rajoy y el partido han de ser muy contundentes, expulsando a estas personas, pero ir aún más allá".

"Es indignante"

Por ejemplo, ha añadido, tomar "medidas drásticas" de reformas en el Gobierno para "evitar que la corrupción siga estando escampada de la manera que ha estado en municipios y ayuntamientos de toda España, afectando a nuestro partido u otros", ha dicho.

Me consta que se están viendo medidas específicas, en el punto de vista interno y de responsabilidad penal "Me consta que se están viendo medidas específicas, tanto desde el punto de vista interno como de responsabilidad penal mucho más dura", ha detallado.

Sánchez-Camacho ha admitido estar "indignada", pero ha recordado que los ciudadanos lo están aún más, ya que "es bochornoso ver el tipo de vida inaceptable que llevaban (esas personas), supera la indignación, es incomprensible que haya pasado".

Porque, a su juicio, la corrupción es "una lacra" y "lo peor que nos podría estar pasando en la sociedad en que vivimos ahora", en la que "la gente que está haciendo tantos sacrificios para salir de la crisis  y llegar a final de mes, ahora esté viendo que aquí han habido unos chorizos que se han llevado el dinero de los impuestos que tanto cuesta pagar. Es indignante", ha reiterado.

Del mismo modo, ha "lamentado que no se haya llegado a gran pacto de Estado" contra la corrupción: "En todos los partidos han habido casos. O nos ponemos a limpiar y endurecer la lucha contra los corruptos, o nos perjudicará a toda la sociedad y perderemos la confianza de los españoles".