Una persona resultó muerta y otra gravemente herida al accidentarse este viernes la nave espacial de Virgin Galactic, SpaceShipTwo, durante un vuelo de prueba en Mojave (California), informó la Patrulla de Autopistas de California. La nave siniestrada tenía capacidad para seis pasajeros y dos pilotos, cada uno equipado con paracaídas.

"Durante la prueba, el vehículo sufrió una seria anomalía que se tradujo en la pérdida de SpaceShipTwo", explicó Virgin Galactic en un mensaje a través de la red social Twitter. La empresa dijo estar en estrecha colaboración con las autoridades para determinar la causa del accidente.

El canal de televisión NBC News indicó que testigos presenciales dijeron ver al menos a un paracaidista El canal de televisión NBC News indicó que testigos presenciales dijeron ver al menos a un paracaidista cerca de la estación espacial en Mojave desde la que se realizó el lanzamiento. El fotógrafo Ken Brown, que cubrió el lanzamiento, dijo a NBC News que vio una explosión y presenció cómo los restos del aparato se esparcían en una pequeña área desértica.

El vehículo espacial permaneció más de tres horas en la pista a la espera de que un equipo sobre el terreno determinase si las condiciones eras ideales para el vuelo. Los ingenieros que supervisaban las condiciones este viernes en la base de Mojave dieron luz verde al lanzamiento a las 09.19 horas.

Vuelos como el de este viernes son preparativos para viajes suborbitales a los límites del espacio exterior, a más de 100 kilómetros de altitud. Virgin Galactic esperaba que el primer viaje de la nave a los límites del espacio exterior se hubiese realizado para finales de este año si los vuelos de prueba resultaban satisfactorios. El fundador de la compañía, el multimillonario británico Sir Richard Branson, esperaba participar en el primer vuelo comercial el próximo año.

Virgin seguirá adelante

Branson ya ha anunciado que su proyecto de turismo espacial seguirá adelante, publica The Guardian.

El multimillonario realizó estas declaraciones tras viajar al desierto de Mojave para presenciar en primera persona los efectos del grave accidente.