El portavoz de la Generalitat catalana, Francesc Homs, ha afirmado este martes durante el anuncio semanal de los acuerdos de gobierno que "no se puede prohibir aquello que no se hace", en referencia al anuncio del Gobierno de Rajoy de impugnar la consulta alternativa del 9-N que está preparando el ejecutivo catalán.

Homs ha tachado la actitud del equipo del presidente, Mariano Rajoy, y de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, de "obstruccionista, partidaria y al margen de la legalidad" y ha asegurado que "el proceso participativo seguirá adelante". "Cómo no vamos a hacerlo, claro que habrá las urnas", ha dicho.

Preguntado por los periodistas, Homs ha indicado que tras los nuevos movimientos de Moncloa, podría producirse una nueva cumbre de los partidos políticos partidarios del derecho a decidir, convocados por el propio president Mas. Y ha añadido que en la reunión del pasado viernes del Pacte Nacional pel Dret a Decidir ya se acordó este extremo. El Consejo de Estado se reunirá el próximo jueves para estudiar la petición de Rajoy.

Ataque a la participación ciudadana voluntaria

Para Homs el Estado no puede prohibir el proceso participativo porque supondría un ataque al Estado de Derecho

Para Homs el Estado no puede prohibir el proceso participativo porque supondría un ataque al Estado de Derecho y a la participación ciudadana voluntaria: "Si no, nos situaremos en un terreny muy delicado, el de prohibir expresarse y prohibir que una administración pública promueva la participación ciudadana".

El portavoz catalán ha añadido que, en su opinión, el Gobierno español ha situado este proceso en un terreno "absurdo, tanto, como sus declaraciones de los últimos 15 días". Homs ha dicho que "han pasado de alegrase a decir que es algo mezquino, lo que pone de manifiesto que el posicionamiento del gobierno español es contrario a la opinión mayoritaria de la población catalana".

Consulta aquí más noticias de Barcelona.