El propietario de la Renault Kangoo —encontrada en los alrededores de la estación de Alcalá de Henares y en la que presuntamente los terroristas transportaron los explosivos—, José Garzón Gómez, recuerda que le robaron la furgoneta el 25 de febrero de 2004. "La eché de menos, y presenté una denuncia en la comisaría de Tetuán", afirma Garzón.

El robo se produjo en una calle paralela a la calle Almansa —cerca de la madrileña plaza de Cuatro Caminos—, en donde se sitúa un locutorio propiedad de Jamal Zougham.

La Orquesta Mondragón

Me desaparecieron unas llaves en la puerta de mi casa

"Me desaparecieron unas llaves en la puerta de mi casa", asegura el testigo. Las llaves pertenecían a una nave industrial.

En la actualidad, las autoridades le han devuelto el vehículo con todos los efectos que tenía en el interior. "Me devolvieron mi cinta de la Orquesta Mondragón (...), también una cinta en árabe que no era mía y la devolví al juez", asevera Garzón. 

11-M

El 11 de marzo de 2004, la policía fue a buscar a su casa al dueño de la Renault Kangoo.

Tras los atentados, la policía le puso una conversación grabada en la que el Chino hablaba de la llaves  de su furgoneta. "Me la puso el juez Del Olmo", recuerda.

Sigue el juicio del 11-M en el especial de 20minutos.es