Dos de los tres candidatos a liderar el PSOE, Pedro Sánchez y Eduardo Madina, garantizan la adhesión de su partido a una tercera vía para Cataluña que desactive el independentismo a través de una reforma constitucional pactada, mientras que Pérez Tapias se desmarca con un referéndum consultivo. En éste como en el resto de asuntos, las diferencias en el discurso de Sánchez y Madina son de matiz, de expresión, más de estilo que de fondo, porque ambos asumen tanto la declaración de Granada suscrita por el PSOE y el PSC hace un año, como el proyecto que los socialistas se dieron a sí mismos en su conferencia política de hace ocho meses.

Sólo el representante de la corriente Izquierda Socialista, José Antonio Pérez Tapias, se diferencia en cuestiones de calado, como la de Cataluña y la reforma del artículo 135 de la Constitución.

Esta es la posición política expresada por los tres candidatos respecto a algunos asuntos relevantes:

CATALUÑA

Aunque Pedro Sánchez comenzó defendiendo un federalismo asimétrico que diera un trato fiscal "especial" para Cataluña y que se la reconociera como "nación", durante su campaña ha subrayado que su modelo de Estado es el federalismo ratificado por todos los socialistas en la Declaración de Granada y ha rechazado la consulta soberanista con el argumento de que la soberanía reside en el pueblo español.

Madina, que hace pocas semanas proclamaba sobre la consulta soberanista que a él la participación no le "da miedo", pero que "debe ser legal", ha apelado después a la Declaración de Granada como "propuesta de reforma federal de la Constitución, que parte de la idea de la igualdad y la solidaridad", y a la necesidad de dialogar con Artur Mas.

Frente a las posturas "más retraídas" de sus compañeros, Pérez Tapias ha defendido la celebración de un "referéndum consultivo no vinculante" en Cataluña al inicio de un proceso de reforma del Estado de las autonomías que culminaría con un estado federal "plurinacional".

MONARQUÍA

Tanto Sánchez como Madina reivindican el republicanismo, pero no consideran que una consulta sobre república o monarquía sea una prioridad: "El PSOE debe reivindicar su sentir republicano y ser coherentes con nuestra historia política", ha dicho Sánchez, mientras que Madina ha pedido: "No nos subamos a olas fáciles y protejamos lo que debe ser protegido".

Para Tapias ese referéndum no se le puede "hurtar" a los ciudadanos, y en él el PSOE debería mantener sus posiciones republicanas, sin que, a su juicio, eso suponga una "falta de respeto a quien ostenta la jefatura del Estado".

REGENERACIÓN DEMOCRÁTICA

Los tres candidatos han rechazado la propuesta del PP para elección directa de los alcaldes, pero Sánchez ha hecho una contraoferta: la doble vuelta.

Tras advertir de que con ese sistema podría haber alcaldes que salieran elegidos "por el veinte por ciento de la población", ha defendido la elección "a doble vuelta", para que "el que salga, salga con el mayor respaldo posible".

Madina ha rechazado el cambio de modelo por entender que responde al "miedo a perder alcaldías" del PP, mientras que Tapias ha replicado que hasta que no "asuma responsabilidades políticas" sobre la trama Gürtel y el caso Bárcenas, Rajoy no será creíble cuando habla de regeneración democrática.

EUROPA

Los tres candidatos han criticado la posición de la delegación socialista en el Parlamento Europeo, encabezada por Elena Valenciano, de apoyar el nombramiento del conservador Juncker como presidente de la Comisión Europea a cambio de algunas concesiones con el crecimiento y el empleo. No obstante, el más combativo con este asunto ha sido Pedro Sánchez.

ECONOMÍA Y EMPLEO

Sánchez apuesta por "reindustrializar" el país y ve primordial agilizar la creación de empleo estable y de calidad; Madina ha opinado que el reto de su partido es "desarrollar el ángulo social de la economía", como ha hecho la socialdemocracia en los países del norte de Europa, de manera que la educación y la sanidad "formen parte de la propia forma de concebir ese desarrollo económico" y Tapias propugna la contrarreforma del artículo 135 de la Constitución, para eliminar la prioridad absoluta del pago de la deuda pública y el equilibrio presupuestario.

ESPAÑA

El proyecto para España de Pedro Sánchez reivindica la política socialista en la economía, "porque no hay nada más ideológico que la economía", y se basa en una economía social de mercado que trace una "raya clara" entre lo que son mercancías y lo que son derechos: la educación, la sanidad, la dependencia, las pensiones y el "derecho de garantía de alimentación infantil".

El de Madina es un "shock de modernidad": reformas profundas en la estructura productiva y en costes energéticos, esfuerzo presupuestario en competitividad, una "buena" reforma fiscal, la protección de la educación y la sanidad estableciendo en la Constitución una financiación mínima y una batería de avances en derechos civiles y en libertades públicas; mientras que el de Tapias se sustenta en la "creación de una banca pública" y en una "profunda" reforma fiscal progresiva.

CORRUPCIÓN

Madina y Sánchez proponen que la dimisión llegue cuando el imputado haya tenido un juicio oral. Tapias propone que se dimita sólo con ser imputado.