Rey Juan Carlos
El rey Juan Carlos, en el Monasterio de San Lorenzo de El Escorial (Madrid). EFE

Como se preveía, la Ley Orgánica de abdicación que se ha redactado tras la decisión de Juan Carlos I de dejar el trono no ha dejado claro el papel que tendrán el monarca y la reina Sofía y su tratamiento, aunque seguirán siendo familia real, ya que el Registro Civil de la familia real incluye a los "ascendientes de primer grado" del rey. A este respecto, el ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, ha avanzado que el Gobierno regulará en un real decreto el nuevo estatus del actual rey.

"Las circunstancias que afectan directamente al estatus del rey una vez que cese de la Jefatura del Estado serán reguladas en su momento por un real decreto", ha dicho Gallardón.

La abdicación traerá consigo además una modificación en el número de miembros de la Familia Real Lo que sí es seguro es que uno de los efectos que acarreará la abdicación del rey será la pérdida de su inviolabilidad, reconocida por la Constitución, cuando su hijo asuma el trono. "La persona del rey es inviolable y no está sujeta a responsabilidad", señala el artículo 56.3 de la Carta Magna, que dejará de ser de aplicación para don Juan Carlos para afectar a don Felipe una vez que sea proclamado como rey Felipe VI.

Fuentes del Ejecutivo, no obstante, explicaron este martes que Don Juan Carlos mantendrá la inviolabilidad en los actos realizados durante sus 39 años de reinado.

Queda por ahora pendiente la regulación que el Gobierno anunció el pasado 4 de abril, para incluir en la condición de aforados ante el Tribunal Supremo tanto a Juan Carlos I como a la Reina y los Príncipes Asturias a través de una reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial.

Esta modificación normativa ya sólo afectará a la futura Reina Letizia y a su primogénita, Leonor, como Princesa de Asturias, y supondría que, en caso de ser imputados, el proceso tendría que ser remitido al Supremo, como ya ocurre con los diputados, senadores y miembros del Gobierno.

El ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, explicó al anunciar esta reforma que el Gobierno había tenido en cuenta las funciones de Estado que, dentro de la Familia Real, realizaban la Reina y los Príncipes de Asturias, y remarcó que doña Sofía compartía las funciones de Estado del Rey, igual que los Príncipes.

Familia Real reducida

La abdicación traerá consigo además una modificación en el número de miembros de la Familia Real, que pasará a contar con seis personas, el Rey Felipe VI, la Reina Letizia, don Juan Carlos, doña Sofía, la actual infanta Leonor -que pasará a ser Princesa de Asturias en cuanto su padre llegue al trono- y la infanta Sofía.

Todo ello, de acuerdo con lo establecido en el decreto regulador del Registro Civil de la Familia Real, de noviembre de 1981, que sólo incluye en este grupo al Monarca, su consorte y sus ascendientes y descendientes, además del Príncipe de Asturias.

El estatus de las infantas Elena y Cristina, en tanto que hermanas del nuevo jefe del Estado, será similar al que ahora tienen las hermanas del Rey Juan Carlos, las infantas Pilar y Margarita, que no forman parte de la Familia Real pero son "familia del Rey".