Prisión para la policía detenida
La policía local Raquel G., de 41 años, imputada por la muerte de la presidenta de la Diputación de León, Isabel Carrasco, sale del juzgado en un furgón de la Guardia Civil para ingresar en la cárcel de Mansilla de las Mulas. J. Casares / EFE

La defensa de la policía local Raquel G., de 41 años, imputada por el homicidio de la presidenta de la Diputación de León, Isabel Carrasco, ha reiterado su inocencia y confía en poder demostrarla "pronto" para que pueda abandonar la cárcel, en la que permanece desde el pasado viernes.

El letrado que asiste a la policía local, Fermín Guerrero, ha declarado que Raquel G. "no participó en nada de lo que se le acusa".

El abogado, que ha visitado este miércoles a su clienta en la cárcel de Mansilla de las Mulas (León), ha afirmado que su clienta está muy arropada por su familia, lo que está siendo de gran ayuda para ella, y plenamente convencida de que antes o después se demostrará su inocencia. "Está tranquila aunque molesta por una situación que considera injusta", ha apuntado el letrado.

Cuando se sepa toda la verdad la situación cambiará radicalmenteGuerrero insiste en poder demostrar la inocencia de su clienta conforme se vayan practicando las diligencias oportunas, por lo que espera que la instrucción "avance lo más rápido posible". "Cuando se sepa toda la verdad la situación cambiará radicalmente", ha apostilla el letrado.

La agente de la Policía Local continúa desde el viernes en el módulo de ingresos y, según fuentes penitenciarias, podría ser trasladada a la prisión de Ávila, con módulos especiales para miembros de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, aunque no de forma inmediata.

El abogado también ha precisado que en ningún momento ha cursado la solicitud de un careo entre su cliente y las otras dos imputadas en el caso del crimen de Isabel Carrasco, María Montserrat G., de 55 años, y su hija Montserrat Triana M., de 35.

En cualquier caso ha admitido que desconoce si la jueza que instruye las diligencias tiene previsto llevarlo a cabo. Fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León han asegurado que no está prevista alguna instrucción judicial en torno a este caso.

La instrucción se centra ahora en tratar de determinar el grado de implicación de R.G. en el caso, a la que jueza envió a prisión tras una declaración plagada de "incongruencias" y en la que no supo ni pudo justificar cómo llegó el arma homicida a su poder ni por qué tardó treinta horas en entregarla en comisaría.

Además, Raquel G., que mantenía una estrecha amistad con Montserrat Triana, recibió una llamada de ésta poco después del crimen y seguidamente se encontraron en la calle, según la agente de forma casual.

La presidenta de la Diputación de León y del PP provincial murió tras recibir varios disparos el pasado 12 de mayo, cuando caminaba por una pasarela sobre el río Bernesga sobre las 17.15 horas. 

Consulta aquí más noticias de León.