Boda de Julio Anguita
Julio Anguita, del brazo de María Agustina Martín (Carlos García / Efe) Carlos García / Efe

El enlace se desarrolló durante 40 minutos a partir de las 19,00 horas en el Salón de Plenos del Ayuntamiento de esta localidad salmantina, de la que es natural la novia, y estuvo presidido por el alcalde, Javier Iglesias, del PP.

Iglesias, que no suele celebrar bodas y delega en otros concejales de la corporación, siguió el guión que marca el protocolo civil de casamientos felicitó a los contrayentes, informaron a Efe fuentes municipales.

El acto fue muy sencillo y privado por deseo de Anguita, que pidió que no tuviera carácter público para evitar protagonismos, explicó el alcalde a los medios de comunicación.

A pesar de ello, cerca de medio millar de personas se acercaron a las inmediaciones del Ayuntamiento para ver a los novios, ataviados con un vestido largo de color champán ella, y un traje gris con corbata con motivos dorados y rayas blancas inclinadas, Anguita.

Prefiero pasar desapercibido, ya que mi vida privada es casi tan importante como Dios

Los contrayentes, que llegaron en coche, entraron en el Ayuntamiento por la puerta principal y lo abandonaron por una trasera.

Desde allí hicieron un recorrido por el casco histórico hasta el hotel Conde Rodrigo, donde se celebró el banquete nupcial, al que asistieron 28 invitados.

Desde primera hora de la mañana, Anguita, su mujer y varios familiares recorrieron algunos lugares céntricos de Ciudad Rodrigo, donde en todo momento fue reconocido por los vecinos de la localidad charra, que se acercaban a darle la enhorabuena.

"Prefiero pasar desapercibido, ya que mi vida privada es casi tan importante como Dios", explicó Julio Anguita a la gente que le reconocía durante su paseo matutino.

El ex diputado y ex alcalde de Córdoba también presenció al mediodía la tradicional Feria de Botijeros que todos los años se celebra en la Plaza del buen Alcalde de Ciudad Rodrigo para revivir la tradicional matanza del cerdo.

Allí degustó los dulces típicos de la tierra que le ofrecieron los matanceros, mientras su mujer le fotografiaba.

María Agustina Martín Caño y Julio Anguita se conocieron en el Instituto de Enseñanza Secundaria Blas Infante de Córdoba, donde el ex líder de IU se jubiló como profesor de Historia tras su reingreso en 2003, después de abandonar definitivamente la política.