La Comisión Europea (CE) ha revisado este lunes al alza sus previsiones de crecimiento de la economía española para 2014 y 2015, y prevé un avance del 1,1% y del 2,1% de su PIB, respectivamente. La previsión para 2014 es una décima más de lo que vaticinó en febrero, aunque por debajo del 1,2% que calcula el Gobierno de Mariano Rajoy. Respecto a las de 2015, han subido cuatro décimas más que en el anterior pronóstico y por encima del 1,8% que prevé el Gobierno.

Continúa la recuperación económica tras salir de la recesión hace un añoEl paro, por su parte, caerá hasta el 25,5% este año —frente al 25,7% en su anterior pronóstico—, para seguir reduciéndose hasta el 24% en el próximo ejercicio —frente al 24,6%—, según las previsiones macroeconómicas de primavera del Ejecutivo comunitario, que también vaticina que España incumplirá el objetivo de déficit del año que viene si no adopta nuevas medidas. No obstante, estas cifras son aún peores que las que presentó el Gobierno la semana pasada en su cuadro macroeconómico (24,9% y 23,3%, respectivamente).

Con esta mejora, España crecerá este año casi en línea con la media de la eurozona (1,2%) y superará ampliamente en 2015 el promedio de sus socios del euro —que se situará en el 1,7%—. Para el conjunto de la UE, Bruselas prevé un avance del 1,6% este año y del 2% en 2015. Entre los grandes países de la eurozona, Alemania es líder —con un crecimiento del 1,8% este año y del 2% en 2015—, mientras que España supera tanto a Francia —1% y 1,5%, respectivamente—, como Italia (0,6% y 1,2%).

"La suave recuperación económica en España ganará impulso en medio de una mejora de la confianza y una relajación adicional de las condiciones financieras, ya que la reducción de la prima de riesgo y las mejores condiciones de financiación para el Tesoro y los bancos están repercutiéndose gradualmente a los prestatarios finales", resalta el informe del Ejecutivo comunitario, que admite no obstante que las pymes siguen teniendo problemas para acceder al crédito.

Las exportaciones se mantendrán fuertes, pero la demanda doméstica tomará el relevo como principal motor de crecimiento. El consumo privado se acelerará progresivamente gracias a la mejora del empleo y a la baja inflación y también mejora la inversión en equipo. En contraste, el sector de la construcción seguirá contrayéndose en 2014.

Aunque la productividad se desacelerará en 2014, la moderación salarial permitirá, según Bruselas, una ligera reducción adicional de los costes laborales unitarios y mejoras de la competitividad durante los próximos dos años. La inflación se mantendrá muy baja (en el 0,1% de media este año y en el 0,8% en 2015) debido a la débil demanda y a la caída en los precios de la energía.

El Ejecutivo comunitario, que ha publicado sus previsiones macroeconómicas de primavera para los países del euro y de toda la UE para 2014 y 2015, revisó al alza esas previsiones y subrayó que en los Veintiocho "continúa la recuperación económica tras salir de la recesión hace un año".

No cumplirá el objetivo de déficit en 2015

La mejora de las previsiones económicas y los ajustes ya adoptados por el Gobierno harán que el déficit público se reduzca este año, gracias sobre todo a un menor gasto, hasta el 5,6% del PIB —en lugar del 5,5% que calcula el Gobierno, pero por debajo en todo caso del objetivo del 5,8% pactado con la UE—. El pago de intereses seguirá aumentado, pese a la reducción de tipos, debido al incremento del volumen de deuda. Por su parte, las transferencias sociales se reducirán en 2014 por la caída del paro y el cambio del sistema de indexación de las pensiones.

El argumento es que con una deuda en aumento, los pagos de intereses se incrementarán, pese a los menores tipos a los que España se financia Sin embargo, la CE considera que, si no hay más medidas, el déficit público de España volverá a aumentar hasta el 6,1% del PIB en 2015, frente al objetivo del 4,2% pactado con la UE. Esto supondría tener que realizar casi 20.000 millones en ajustes extra. Esta proyección asume que la subida del IRPF aprobada por el Gobierno de Mariano Rajoy en diciembre de 2011 expira a finales de este año.

El argumento de Bruselas se basa en que, con una deuda que va en aumento —pasará del 93,9% en 2013 al 100,2% en 2014 y al 103,8% en 2015, frente al 99,5% y el 101,7% que prevé el Gobierno para 2014 y 2015, respectivamente—, los pagos de intereses se incrementarán, pese a los menores tipos a los que España se financia actualmente en los mercados.

Las transferencias sociales, por otra parte, deberían desacelerar en 2014 gracias a unas tasas de desempleo que van bajando paulatinamente —al 25,5% este año y al 24% en 2015— y al cambio en la fórmula de indexación de las pensiones, sostiene la Comisión Europea.

Además, el Ejecutivo comunitario calcula que dos medidas recientes aumentarán en un 0,1% el déficit en 2014. En primer lugar, la devolución de parte de lo recaudado con el denominado 'céntimo sanitario', declarado ilegal por el Tribunal de Justicia de la UE. En segundo lugar, la tarifa plana de 100 euros en la cotización a la seguridad social para contratos indefinidos, que entró en vigor en febrero de 2014 y estará vigente hasta finales de año.

Riesgos por América Latina

El Ejecutivo comunitario avisa de que esta previsión de crecimiento está sujeta a riesgos a la baja relacionados sobre todo con el sector exterior. "El crecimiento podría verse negativamente afectado si las economías emergentes, particularmente las de América Latina, se desaceleran más de lo previsto", señala el informe.

Por otro lado, "podría haber una sorpresa positiva si las condiciones de financiación mejoran más rápido de lo previsto, ya que esto impulsaría la demanda doméstica".