Desarrollan un implante que ayuda al cerebro a regenerarse

  • Consiste en un implante biodegradable hecho de nanofibras de ácido poliláctico.
  • Reproduce algunos aspectos del entorno natural del cerebro embrionario y estimulan la regeneración del tejido.
  • Su uso estará dirigido especialmente a casos de lesiones pre y postnatales.
  • Lista: mitos y verdades sobre el cerebro humano.
Representación del cerebro en el cuerpo humano.
Representación del cerebro en el cuerpo humano.
GTRES

Los avances en medicina regenerativa no cesan y cada día se conocen nuevos avances en este campo, básico en el tratamiento de lesiones en órganos vitales. Investigadores en regeneración de tejidos del Instituto de Bioingeniería de Cataluña (IBEC), de la Universidad de Barcelona (UB) y de la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC) han desarrollado un implante que estimula la regeneración del tejido cerebral, especialmente en casos de lesiones pre y postnatales, como explican desde Sinc.

Consiste en un implante biodegradable hecho de nanofibras de ácido poliláctico (PLA) que reproduce algunos aspectos del entorno natural del cerebro embrionario y estimulan la regeneración del tejido.

Estos implantes (conocidos en ingeniería de tejidos como andamios) liberan L-lactato, una molécula que actúa como señal celular común para inducir la angiogénesis (formación de vasos sanguíneos nuevos). También reproducen el nicho neurogénico, es decir, el entorno en el que los progenitores neurales generan nuevas neuronas y células de glía, que migran siguiendo los patrones de migración que tienen lugar durante el desarrollo cerebral.

"Las lesiones cerebrales son la causa común de muchas discapacidades, debido a la pérdida de tejido nervioso y a la formación de cavidades que inhiben el crecimiento de las neuronas", afirma Zaida Álvarez miembro del grupo de Biomateriales para Terapias Regenerativas del IBEC y del mismo grupo de la UB y primera autora del artículo.

Cuando los andamios de PLA fueron implantados en ratones recién nacidos, el L-lactato liberado durante la degradación actuó como fuente de energía alternativa motivando el crecimiento de las neuronas y activando a los progenitores endógenos. Las fibras utilizadas para construir la estructura reprodujeron la organización natural en 3D, así como la topología de la glía radial embrionaria, lo que favoreció la migración neuronal y la vascularización durante el crecimiento cerebral.

"Mediante la mejora de los implantes ha sido posible regular los parámetros biofísicos y metabólicos que lideran la restauración de la función del tejido nervioso tras una lesión, sin la necesidad de células exógenas, factores de crecimiento o manipulaciones genéticas", añade Zaida Álvarez.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento