53 detenidos durante el desalojo del Vicerrectorado de la Universidad Complutense

  • Los jóvenes llevaban más de una semana encerrados en el Vicerrectorado. 24 de ellos pertenecían a las Marchas de la Dignidad.
  • Carrillo asegura que los encerrados habían pasado a ser 'okupas'.
  • También se han montado barricadas en los accesos a Ciudad Universitaria, donde ha habido otro arrestado.
  • Durante la formación de estas barricadas, un grupo de estudiantes se ha lanzado hacia los antidisturbios al grito de "¡Vamos a matarlos!".
  • NOTICIA: Los alumnos cifran en un 90% el seguimiento de los paros.
La Policía Nacional ha desalojado este miércoles el Vicerrectorado de la Universidad Complutense de Madrid.
La Policía Nacional ha desalojado este miércoles el Vicerrectorado de la Universidad Complutense de Madrid.
ATLAS

La Policía Nacional ha detenido a 53 jóvenes durante el desalojo que se ha llevado a cabo en el Vicerrectorado de la Universidad Complutense de Madrid, según han informado fuentes de la Jefatura Superior de Policía de Madrid. Se les imputa un delito de daños y usurpación de bienes inmuebles.

Desde la Universidad han explicado que llevan una semana de "diálogo infructuoso" con las personas que han ocupado el edificio de estudiantes, "para intentar recuperar la actividad que se desarrolla a diario en beneficio y atención de los alumnos".

"Ante el deterioro de las condiciones de seguridad y salubridad", la Complutense ha pedido la intervención de la Policía Nacional, que este miércoles ha procedido al desalojo, coincidiendo con la jornada de huelga convocada por el Sindicatos de Estudiantes y otras asambleas en protesta por los recortes y la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE), conocida como la Ley 'Wert'.

Según ha explicado la Complutense, con la 'ocupación' del Vicerrectorado se ha "impedido el acceso a sus puestos de trabajo del personal de la UCM, imposibilitando la normal atención a la comunidad universitaria, con el agravante del bloqueo desde el interior de las puertas de acceso con cadenas".

Ante esta situación, "la Universidad Complutense de Madrid ha decidido restablecer las normales condiciones de funcionamiento y accesibilidad del edificio de estudiantes", ha indicado en el mismo comunicado, donde lamenta "que las acciones de grupos minoritarios e intolerantes resten visibilidad a la legítima expresión del descontento y de las reivindicaciones estudiantiles".

Por su parte, el Sindicato de Estudiantes, que también ha dicho animar a sumarse a la huelga a los alumnos de FP y universitarios, ha exigido "la dimisión" de la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, "como cabeza visible de una campaña de criminalización de la protesta social" y ha pedido la puesta en libertad "inmediata" de los detenidos. También un grupo de profesores y administrativos ha firmado un escrito de denuncia contra el rector, José Carrillo, como muestra de rechazo al desalojo.

Una de las profesoras firmantes, Ángeles Díez -doctora en Ciencias Políticas y profesora de Sociología- ha calificado la actuación de Carrillo como "lamentable", ya que el encierro era "pacífico" y sus reivindicaciones, "legítimas".

Barricadas desde primera hora de la mañana

Por su parte, un portavoz de Emergencias Madrid ha informado de que las barricadas se han iniciado a primera hora y que ha sido necesaria la intervención de los Bomberos del Ayuntamiento de Madrid. Estas barricadas también se han saldado con un detenido, un joven de 20 años llamado P.C.C. acusado de haber incurrido en atentado contra la autoridad. Ha sido puesto a disposición de la Brigada Provincial de Información y trasladado a la Comisaría de Moratalaz.

Con una autobomba, los bomberos se ha desplazado hasta Ciudad Universitaria, donde se han producido encierros en distintas facultades. En concreto, han acudido a la calle Profesor Aranguren, donde sobre las 9.00 horas había una barricada que impedía el tráfico de los coches.

Un grupo de estudiantes, entre medio y un centenar, se han congregado a la entrada de la Facultad de Historia y Geografía bloqueando la entrada al edificio también desde primera hora de la mañana.

Según el mismo portavoz, la barricada estaba "bien preparada" y construida con algún contenedor y mobiliario como sillas, puertas y colchones. Posteriormente ha sido incendiada y sofocada con éxito por los Bomberos de la capital, aunque era un fuego pequeño, ha sido aparatoso dado el humo negro originado.

En todo caso, desde Emergencias Madrid han señalado que "no ha habido heridos". Un equipo del Samur se ha acercado hasta el lugar preventivamente y no ha tenido que atender a nadie.

Por su parte, el colectivo Tomalafacultad, que empezó las protestas este martes, ha denunciado las detenciones, y asegura que la presencia policial de los antidisturbios en la zona del rectorado superaba "de forma considerable" al de estudiantes congregados.

"¡Vamos a matarlos, que son pocos!"

Durante la formación de estas barricadas, grupo de unos 40 jóvenes radicales sse ha abalanzado sobre seis agentes de Policía al grito de "¡Vamos a matarlos, que son pocos!", según el atestado policial elaborado tras la detención de uno de estos radicales.

Según este atestado, a las 6.50 horas este grupo formado por unas 40 personas cruzó varios contenedores ardiendo para cortar la Avenida Complutense, en el Campus de Ciudad Universitaria, estableciendo una barricada. Hasta ese lugar se desplazaron tres coches de patrulla de la Policía Nacional con dos agentes cada uno.

Cuando los violentos vieron la llegada de los agentes no dudaron en abalanzarse a por ellos, produciéndose una escena similar a las que se apreciaron el pasado sábado en el centro de Madrid al término de las denominadas Marchas de la Dignidad. Según el mismo documento policial, dos agentes han resultado heridos de consideración leve.

También este miércoles se ha sabido que 24 de los 53 jóvenes detenidos eran manifestantes de las Marchas de la Dignidad que permanecían en Madrid para apoyar la huelga de estudiantes y que pernoctaban desde hacía días, junto a otros estudiantes en el edificio.

Así lo ha confirmado un portavoz de los estudiantes, que ha destacado que el encierro de los últimos días en el Vicerrectorado fue "totalmente pacífico", al igual que el desalojo a primera hora de esta mañana por miembros de la Unidad de Intervención Policial (UIP).

Por otro lado, rector de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), José Carrillo, ha justificado el desalojo en que los encerrados, que llevaban cerca de una semana en las instalaciones, habían pasado a "okupar" el edificio.

El máximo responsable de la Universidad ha explicado que desconocen el inicio del encierro en este edificio, hace una semana, porque hasta este miércoles mismo no han recibido la tabla con las reivindicaciones. No obstante, ha añadido que durante este tiempo han intentado "dialogar" con ellos aunque ha sido "bastante complicado".

"Ha sido muy difícil porque no había continuidad en la interlocución", ha indicado el rector, quien ha explicado que se ha intentado "hacer compatible el encierro" con el normal funcionamiento del edificio pero que ha sido imposible por la situación "ha ido degenerando".

Cristales rotos, perros, personas en el suelo...

Cristales rotos, bombonas de gas en el interior, las personas durmiendo por el suelo e incluso varios perros son algunas de las indicaciones recogidas en el informe que realizó el Servicio de Prevención en Riesgos Laborales, que recogía las condiciones de "insalubridad" e "inseguridad" de las instalaciones.

Ya el martes se les dijo a los trabajadores que se volvieran a sus casas porque no se podía estar en esas "condiciones" que eran "peligrosas" para todo el mundo, "incluidos los encerrados" porque "no se pueden tener bombonas dentro".

El detonante ha sido este miércoles cuando han ido los vicerrectores que están en este edificio (el de Estudiantes, de Estudios de Grado y de Estudios de postgrado y de Evaluación de la Calidad) y se han encontrado con que las puertas estaban cerradas "a cal y canto" con cadenas y no se podía entrar.

Y es que, como ha señalado Carrillo, este encierro no sólo no ha permitido a los trabajadores estar en sus puestos de trabajo sino que los propios alumnos se han visto perjudicados porque no podían entrar a hacer sus gestiones --ha habido momentos en los que se han llegado a contabilizar 300 personas--.

En cuanto a las reivindicaciones de los encerrados en el Vicerrectorado, y de las que ha tenido conocimiento este mismo jueves, Carrillo explica que no todo está en su mano. Piden volver a las tasas de 2010 "cuando ha sido la Comunidad de Madrid quien las ha subido" o "ajustar el nivel de renta para las becas a cada caso particular".

"Nosotros no fijamos el nivel de renta e intentamos en la medida de lo posible contribuir con una beca complementaria, baja porque el dinero es poco", ha explicado Carrillo, quien ha defendido que están intentando sacar la universidad adelante después de los últimos recortes en los últimos años.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento