La familia Suárez Illana
La familia Suárez Illana, en una foto de 1977. EFE

El cáncer de mama acorraló al primer presidente de la democracia española de 1978, Adolfo Suárez. Las cuatro mujeres de su vida, las cuatro —su esposa Amparo, y sus tres hijas, Mariam, Laura y Sonsoles—, lo padecieron. La primera en recibir el fatal diagnostico fue su hija Mariam en 1993. Fallecería once años después, en 2004. Aunque diagnosticada después, la esposa de Suárez falleció antes, en 2001. Sonsoles, la hija pequeña, fue operada con éxito en el año 2008 de otro tumor en el pecho, mientras  la tercera de sus hijas, Laura, tuvo que intervenirse por idéntica razón hace dos años.

Mariam (María Amparo) era la mayor de las hijas y, según se decía, su 'ojito derecho', con quien el padre mejor se entendía. Cuando Amparo, la madre, supo de la enfermedad de su primogénita llegó a decirle que tenía que haber sido ella la afectada. Lamentable presagio, pues un año después la propia Amparo Illana sería diagnosticada del mismo mal. Los golpes más duros de la vida del expresidente llegaban solo meses después de que decidiera retirarse de la política, precisamente para dedicar más tiempo a la familia.

Adolfo Suárez quedó viudo en 2001 y tres años después perdía también a su hija mayor, Mariam En el caso de la primogénita, Mariam, tenía 29 años y estaba embarazada de su segundo hijo cuando le encontraron el cáncer y decidió posponer la quimioterapia a después del parto. Se le había extendido ya al pulmón, el cerebro y el hígado. Los médicos le dieron tres meses de vida. Ella consiguió estirar ese plazo once años, aunque el resultado final fue inevitable. Falleció en 2004. Durante su enfermedad, esta abogada de profesión, se convirtió en una divulgadora de su lucha contra el cáncer. Incluso escribió un libro titulado Diagnóstico: cáncer. Mi lucha por la vida'.

El cáncer de mama de Amparo Illana, la esposa de Suárez, le fue diagnosticado en 1994, un año después que a su hija Mariam. Amparo falleció a causa de la enfermedad con 66 años, en 2001. Su fallecimiento hundió a Suárez, quien, según las crónicas, nunca se perdonó haber estado tan alejado de su esposa durante los años en los que gobernó el país. Adolfo y Amparo se conocieron en Ávila, donde ella veraneaba con su familia. Se casaron en 1961 y juntos tuvieron cinco hijos: Maria Amparo (Mariam), Adolfo, Laura, Sonsoles y Javier.

Las hijas pequeñas de Adolfo Suárez y Amparo Illana no han sido inmunes tampoco al cáncer. Sonsoles, la periodista, se sometió en 2008 a una operación para extirparle un tumor descubierto en el pecho, y la tercera hija, Laura, hacía lo propio en 2012, con 46 años de edad.  Dados los antecedentes de la familia, los médicos de Laura, pintora de profesión, recomendaron "ser agresivos en la intervención", aunque dijeron que el pronóstico era "muy bueno".

El propio expresidente del Gobierno enfermó al año de la muerte de Mariam, cuatro años después de la pérdida de su mujer. En 2005 la familia informaba de que, con 72 años, Adolfo Suárez padecía la enfermedad de Alzheimer. Desde ese momento ya no recordaba ni siquiera su pasado como uno de los artífices de la Transición. "Ya no recuerda que fue presidente del Gobierno, no conoce a nadie y sólo responde a estímulos afectivos como el cariño", dijo su hijo a la prensa.