Los ministros de Exteriores de la Unión Europea (UE) acordaron este lunes sancionar a 21 rusos y ucranianos considerados responsables de la inestabilidad en la región autónoma ucraniana de Crimea. Los Veintiocho decidieron, en una reunión en Bruselas, restringir los visados y congelar los bienes en territorio comunitario de estas personas, según informó en Twitter el ministro lituano de Exteriores, Linas Linkevicius, quien advirtió de que se aprobarán "más medidas en los próximos días".

Los líderes europeos acordaron el 6 de marzo una primera ronda de sanciones contra RusiaSe trata de 13 rusos y 8 ucranianos, según confirmaron fuentes diplomáticas, que añadieron que a esta lista de sancionados podrían unirse más nombres en la cumbre que celebrarán los jefes de Estado y de Gobierno de la UE los próximos 20 y 21 de marzo. Entre ellos se encuentran el responsable de la Flota rusa del Mar Negro y el primer ministro de la república autónoma de Crimea.

Los ministros de Exteriores han pasado a la segunda fase de sanciones que apuntó el Consejo Europeo, que incluye la restricción de visados y activos a los que considera responsables de la inestabilidad en Crimea. En una tercera fase de medidas restrictivas, si no mejora la situación, el Consejo Europeo contempla opciones que pueden tener "consecuencias" para las relaciones entre la UE y Rusia en diversas áreas económicas.

Los ministros, además de abordar la situación con Moscú, trataron sobre sus relaciones con Kiev, y celebraron la propuesta de la Comisión Europea de eliminar temporalmente los aranceles a los productos ucranianos, así como la firma prevista para el próximo viernes en Bruselas de los capítulos políticos del acuerdo de asociación ofrecido por la UE a ese país.

También declararon que la Unión está dispuesta a apoyar financieramente a Ucrania, para lo que la CE ya propuso un paquete de ayudas de al menos 11.000 millones de euros, y señalaron que el apoyo del Fondo Monetario Internacional (FMI) será "crítico" para desplegar la asistencia comunitaria. En esa línea, pidieron a Kiev que emprenda "urgentemente" reformas estructurales, en particular por lo que se refiere a la lucha contra la corrupción y para reforzar la transparencia del gasto fiscal.

Sanciones a los más críticos con Occidente

Por otra parte, Barack Obama ha ordenado sanciones a altos funcionarios rusos. El presidente de Estados Unidos emitió una orden ejecutiva con sanciones contra siete altos funcionarios del Gobierno de Moscú, en respuesta al referendo. Ordenó, además, sanciones contra cuatro individuos ucranianos, entre ellos el depuesto presidente Víktor Yanukóvich. En una comparecencia en la Casa Blanca, Obama ha dicho que el referendo en Crimea fue "una clara violación" de la ley ucraniana y afirmó que su país está "listo" para imponer más sanciones a Rusia si no rectifica en su posición sobre la crisis ucraniana.

De este modo, Estados Unidos anunció sanciones económicas contra siete rusos y cuatro ucranianos, entre los que se encuentran influyentes miembros de la administración rusa, asesores del presidente Vladimir Putin, el "autoproclamado" primer ministro de Crimea y el depuesto presidente de Ucrania, Víktor Yanukóvich. Como era de esperar, las sanciones afectan al depuesto presidente Yanukóvich, prorruso y huido a Rusia tras las protestas proeuropeas en su contra, por "amenazar la paz, seguridad, estabilidad, soberanía e integridad territorial de Ucrania y minar las instituciones y el proceso democrático".

Sanciones por amenazar la paz, seguridad, estabilidad, soberanía e integridad de Ucrania

En la lista también aparecen el primer ministro de la región autónoma de Crimea, Serguéi Axionov, que Washington dice que se ha "autoproclamado" líder y "ha rechazado la autoridad legítima del gobierno de Kiev", ahora en manos de un Ejecutivo elegido por el parlamento tras la salida de Yanukóvich. Junto a Axionov, ha sido sancionado el presidente del Parlamento crimeo, Vladímir Konstantínov, por haber sido el artífice de la declaración de independencia de la región del pasado 11 de marzo, cuando rechazaron la legitimidad de Kiev y permitieron que tropas comandadas por Moscú aislaran toda la península de Crimea.

Entre los sancionados se encuentra uno de los hombres más poderosos de ucrania y amigo personal de Putin: Víktor Medvedchuk, líder de  un movimiento político a favor de mantener fuertes relaciones con Rusia y el duro de la dirección del poder de Yanukóvich. Estados Unidos lo acusa de ayudar material y financieramente a Yanukóvich y de haber liderado acciones contra la oposición proeuropea durante la crisis. Con la intención de golpear a figuras políticas clave en las maniobras políticas del Kremlin para anexionarse Crimea, hogar de la flota rusa del Mar Negro, las sanciones también incluyen a Dmitri Rogozin, viceprimer ministro de ruso y exembajador de Moscú ante la Alianza Atlántica (OTAN).

Las sanciones apuntan a algunos de los más críticos con la postura de Occidente durante la crisis en la Duma (Parlamento ruso) o responsables de legislaciones que han sido criticadas por Washington. Entre los sancionados están el encargado de asuntos con miembros de la postsoviética Comunidad de Estados Independientes (CEI) en la Duma (Parlamento ruso), Leonid Slutski; la presidenta del Consejo de la Federación (Senado), Valentina Matvienko, y el senador Andréi Klishas, que ha redactado un proyecto de ley que permitiría decomisar activos extranjeros como represalia a las sanciones contra Rusia.

También está Yelena Mizulina, parlamentaria ejecutora de las conservadoras leyes contra los homosexuales y mano dura de Putin en el Legislativo.
Aunque incluyen también a Vladislav Surkov y Serguei Gláziev, dos de los asesores más cercanos de Putin, las sanciones tienen aún espacio, si EEUU decide ampliarlas, para afectar a políticos rusos de más alto rango o a empresas estatales.

"El decreto lo redactó algún bromista"

El viceprimer ministro ruso, Dmitri Rogozin, reaccionó con ironía ante la decisión del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, de congelar sus activos y prohibirle la entrada en ese país como castigo. "Señor Obama, ¿y qué deben hacer los que no tienen ni cuentas ni propiedades en el extranjero? ¿O no lo ha pensado usted? Me da la impresión de que el decreto del presidente de EE UU lo redactó algún bromista", escribió Rogozin en su Twitter. El número dos del Gobierno, encargado de la industria militar, exvicepresidente de la Duma o Cámara de Diputados y exembajador de Rusia ante la OTAN, añadió en tono sarcástico: "Por fin me ha llegado el reconocimiento mundial".

¿Y qué deben hacer los que no tienen ni cuentas ni propiedades en el extranjero?

Otro de los sancionados por Washington, el senador ruso Andréi Klishas, aseguró a la agencia Interfax que para él "no es ninguna tragedia" el castigo de EE UU. "Me complace el grupo de gente que me acompaña" en la lista de sancionados, dijo el senador. Entre los rusos sancionados también están Vladislav Surkov y Serguéi Gláziev, asesores del presidente Vladímir Putin, y la presidenta del Consejo de la Federación (Senado), Valentina Matvienko.

La lista de sancionados se completa con los nombres de dos líderes separatistas de Crimea, Serguéi Axiónov y Vladímir Konstantínov jefes del Ejecutivo y del Legislativo de la república, y del expresidente ucraniano Víctor Yanukóvich, derrocado después de tres meses de protestas populares callejeras. A su vez, los ministros de Exteriores de la Unión Europea acordaron hoy sancionar a 21 rusos y ucranianos considerados responsables de la inestabilidad en Crimea.

El secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, se sumó a la comunidad internacional y subrayó que los países aliados "no reconocen los resultados". "El referendo en Crimea es ilegal e ilegítimo, viola la Constitución ucraniana y la ley internacional. Los aliados de la OTAN no reconocen los resultados" de esa consulta popular, afirmó Rasmussen en una declaración oficial. Asimismo subrayó que "las condiciones en las que se ha celebrado (el plebiscito) han sido absolutamente inadecuadas y, por lo tanto, inaceptables".