La Policía Municipal de Madrid llevará detectores de alcohol para multar en los botellones

  • El Ayuntamiento de Madrid "procurará dotar a los agentes de un sistema capaz de detectar in situ el contenido alcohólico". Hasta ahora lo comprueban con el olfato.
  • La Defensora del Pueblo ha recibido "numerosas quejas" de madrileños multados por consumir alcohol en la calle sin que los agentes comprobaran el contenido.
  • También denuncian que la Policía no informa de la multa en el momento, lo que produce "indefensión en el denunciado porque no puede formular alegaciones".
  • En el último año, el Ayuntamiento ha multado a casi 45.000 personas por hacer botellón. Es más habitual en el centro, pero se van desplazando a la periferia.
  • OPINIÓN: 'Test del botellón'.
Policías municipales de Madrid en una operación contra el botellón en la capital.
Policías municipales de Madrid en una operación contra el botellón en la capital.
Ayto. Madrid

El Ayuntamiento de Madrid se ha comprometido a dotar a sus policías municipales de medios técnicos para detectar la presencia de alcohol en los botellones. Hasta el momento, a la hora de imponer sanciones, los agentes suelen utilizar un método rudimentario para comprobar que una bebida contiene licor: su propio olfato. Sin embargo, las quejas de ciudadanos multados que se sienten "indefensos" y la intervención de la Defensora del Pueblo han provocado que el equipo de Botella se comprometa a dotar a sus policías municipales de detectores de alcohol para poder multar en botellones "con mayor garantía".

La Defensora del Pueblo, Soledad Becerril, decidió tomar cartas en el asunto después de recibir "numerosas quejas por las multas impuestas por el Ayuntamiento de Madrid", según consta en el informe de 2013 de dicha institución. "Es frecuente que [los ciudadanos] manifiesten que no estaban consumiendo bebidas alcohólicas, pero que los agentes no realizaron ninguna comprobación al respecto", asegura la Defensora.

La ley autonómica 5/2002 contempla multas de hasta 600 euros para las personas que consuman alcohol en la vía pública (en los llamados botellones) y faculta a los cuerpos municipales de Policía para vigilar estas reuniones e imponer las multas. Sin embargo, esta norma no especifica el método para comprobar con total certeza si lo que se consume es alcohol u otra sustancia. "A la hora de formular la denuncia, el agente no hace otra cosa que establecer un indicio sobre la bebida consumida y su contenido alcohólico", admitía el coordinador general de Seguridad del Ayuntamiento, Emilio García, en una comisión municipal de su área.

No vale la "mera percepción sensorial" del agente

De hecho, según una nota interior de la Policía (esgrimida por el concejal de UPyD Jaime de Berenguer en esa misma comisión), los agentes solo realizan estas averiguaciones a través de sus sentidos: "Para rellenar el acta y aplicar la ley 5/2002 se tiene que producir la infracción y ser comprobada por la Policía a través de sus sentidos", reza la nota. Eso sí, hay un sentido que no pueden utilizar: "Excepto el gusto", concluye el escrito policial, según el texto recogido en el acta de la comisión municipal.

A la vista de esta situación, la Defensora recomienda al Ayuntamiento de Madrid "que habilite un sistema válido de comprobación del contenido alcohólico de las bebidas que se consumen en la vía pública, que no sea la mera percepción sensorial del agente denunciante, con el objeto de documentar adecuadamente la actuación sancionadora".

Pese a que la petición no es vinculante, el Ayuntamiento ha aceptado la propuesta: "En aras de otorgar al procedimiento sancionador de una mayor garantía para el presunto infractor, se procurará dotar a los agentes de un sistema capaz de detectar in situ el contenido alcohólico de la bebida que se consume", apunta la Defensora en su informe. Fuentes del área municipal de Seguridad añaden a 20minutos que están "comprometidos con esta situación y buscando un sistema sólido y homologado", sin aportar más detalles. "Estamos estudiando posibles actuaciones para mejorar la carga de la prueba, viendo posibles medios en el mercado", apuntaba Emilio García.

"No pueden acogerse a la reducción del 40%"

Pero las reclamaciones ciudadanas por el sistema sancionador en los botellones tocan otras situaciones conflictivas. "En muchos casos, los ciudadanos sancionados exponen que los agentes de la Policía Municipal procedieron a su identificación, pero no les entregaron copia del acta levantada ni les comunicaron la iniciación del procedimiento sancionador", apunta el informe de la institución. Esta actuación impide que el sancionado conozca realmente que ha sido multado y, por tanto, no puede ejercer su derecho a reclamar o a alegar contra la sanción. "Se produce la indefensión del denunciado que no puede formular alegaciones y, además, no puede acogerse a la reducción del 40% del importe de la sanción", anota la Defensora.

En los últimos doce meses, la Policía Municipal de la capital ha impuesto 44.928 denuncias por consumo de alcohol en la vía pública. Es una cifra similar a las multas que se pusieron en 2012, el año anterior, (44.674 sanciones), según la Memoria de Actividad del área de Seguridad y Emergencias de Madrid. En cualquier caso, el número de menores sancionados se reducido notablemente: de los 185 multados en 2012 se ha pasado a 115 en los últimos doce meses.

Además, el Ayuntamiento se marcado el objetivo de erradicar el botellón en el centro de la ciudad, dado que es donde se suelen concentrar los mayores grupos de jóvenes para beber (sobre todo en Moncloa, el parque del Oeste y la Complutense). Sin embargo, este mayor control del centro y de Moncloa ha provocado un efecto de desplazamiento del botellón hacia parques periféricos de la ciudad: ahora los jóvenes están optando por reunirse con su grupo reducido de amigos en pequeños microbotellones, en lugar de acudir a las grandes reuniones de jóvenes del centro. Entre los lugares preferidos por los jóvenes para consumir alcohol están los parques de Puente de Vallecas (Payaso Fofó, Campo de la Paloma o Palomeras), el Parque Norte de Fuencarral, Pradolongo y Orcasitas (en Usera), Parque de Comillas (Carabanchel), Dehesa Boyal de San Cristóbal (Villaverde) y Avenida de Logroño (Barajas).

Mostrar comentarios

Códigos Descuento