Era un momento muy esperado. Tras su último paso por el quirófano y su discurso televisado de Navidad, el rey Juan Carlos ha pronunciado este lunes su primera alocución pública oficial fuera de Zarzuela, con motivo de la Pascua Militar. Un discurso solemne que el monarca ha pronunciado con bastante dificultad, trabándose en alguna ocasión y equivocando las palabras.

El rey, con aspecto cansado y ayudado por las muletas durante casi todo el tiempo que ha durado el acto, ha preferido leer. Con voz por momentos quebrada y con esfuerzos evidentes para pronunciar algunas de las palabras, el monarca se ha declarado "plenamente consciente" del "enorme esfuerzo" que realizan los militares, tras un "duro año".

Según informa el diario El País, que cita fuente de la Casa del Rey, el motivo por el que el discurso del monarca ha sido tan irregular se debió a la falta de luz sobre el atril sobre el que descansaba el texto. El rey cumplió este domingo 76 años y aún está convaleciente de la última operación de cadera realizada el pasado mes de noviembre de 2013, aunque se espera que poco a poco vaya recuperando su agenda de actos, tanto en España como en el extranjero.