Los expresos de ETA liberados tras la derogación de la doctrina Parot han advertido este sábado al Gobierno de que la solución del "conflicto" en Euskadi pasa por una "solución integral" que incluya el reconocimiento del "derecho a decidir del pueblo vasco" y la salida de los reclusos que siguen en prisión.

Los más de 60 excarcelados y varios miembros de la plataforma de familiares de presos de ETA, Etxerat, han leído sendos comunicados en el acto celebrado en el Kafe Antzoki de Durango, no prohibido por el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz después de que las víctimas del terrorismo pidieran su prohibición.

El encargado de leer el texto de los excarcelados en castellano ha sido José Antonio López Ruiz, Kubati, uno de los miembros de ETA más sanguinarios, condenado a 1.210 años de cárcel, de los que cumplió en prisión 26 años.

No hay ni un preso del otro lado del conflicto"La solución del conflicto vendrá del desarrollo de un planteamiento integral. Atendiendo a la misma raíz política y eso debería concretar el derecho a decidir que tiene el pueblo vasco. La normalización política democrática exige poder llevar a cabo este derecho fundamental", ha dicho Kubati.

Los expresos han dicho aceptar su "responsabilidad en lo relativo a las consecuencias del conflicto", si bien no han expresado arrepentimiento, ni han trasladado a ETA la necesidad del desarme y la disolución.

Además, han remarcado que, "una vez finalizado el ciclo armado del conflicto, se deben solucionar todas sus consecuencias", por lo que han considerado preciso "derogar las medidas de excepción" y han anunciado que seguirán trabajando para "superar la represión que, hoy en día, aún padece nuestro pueblo y conseguir la libertad que tanto merece".  Asimismo, han destacado que entre los expresos de ETA excarcelados tras la derogación de la doctrina Parot reunidos este sábado en Durango "acumulan cerca de 1.500 años de cárcel, de los que 200 han sido condena ilegalmente añadida" y han denunciado haber sido objeto "de las leyes y medidas de excepción y testigos del dolor y la muerte causados por la dispersión".

Mediadores del EPPK

Por su parte, los mediadores del EPPK han criticado que se hable de "impunidad" respecto a personas que "han pasado entre 20 y 30 años en la cárcel" y que "han sufrido un castigo añadido desmedido".

Según han denunciado en nombre de los mediadores Arantza Garbayo y Denis Itxaburu, "la verdadera impunidad la están disfrutando los aparatos del Estado", ya que "no hay ni un preso del otro lado del conflicto".

Asimismo, han anunciado que, en próximas semanas, compartirán las reflexiones realizadas por el EPPK con "diversos agentes sociales y políticos", a la vez que han calificado a los presos de "aportación positiva de cara al nuevo escenario".

Colocados antes de que llegaran los medios

A la entrada de los medios en el Kafe Antzokia, los más de 60 expresos estaban ya colocados en grupo para posar ante los medios gráficos.

Por delante, en una mesa con un mantel rojo, se encontraban Kubati y la también expresa Itziar Martínez, que ha leído el mismo texto en euskera, y en medio de ambos, Etxaburu y Arantza Garbaio, de la plataforma de contacto con el EPPK.

Los periodistas han logrado identificar de inmediato a alguno de los etarras más sanguinarios, como Francisco Javier Martínez Izagirre, alias Javi de Usansolo, Juan Manuel Píriz, Jesús María Zabarte o Isidro María Garalde, Mamarru.

No han estado Domingo Troitiño, un histórico del más sanguinario comando Barcelona de ETA, el que en 1987 cometió la matanza de Hipercor, con 21 muertos, el mayor atentado de la organización terrorista.

Ante la dificultad de poder reconocer su rostro, los organizadores no han querido confirmar la presencia de Inés del Río

Tampoco se ha visto a otro de los beneficiados por el fin de la doctrina Parot, Juan Lorenzo Lasa Mitxelena, alias Txikierdi, quien en 2004 firmó una carta con otros dirigentes de ETA en la que pedían a la dirección de la banda ETA que abandonara las armas.

La duda ha sido Inés del Río, cuyo caso fue el que propició que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos declarara nula la doctrina del Tribunal Supremo de restar los beneficios penitenciarios del total de la condena, no del límite de reclusión de 30 años.

Ante la dificultad de poder reconocer su rostro, los organizadores no han querido confirmar la presencia de Del Río, aunque alguno de ellos ha asegurado que habían estado "todos".

Para evitar cualquier gesto que pudiera motivar alguna denuncia por enaltecimiento del terrorismo, el único cartel que se ha exhibido ha sido el habitual del colectivo Etxerat con el lema "Euskal preso eta iheslariak. Etxera" (presos y exiliados vascos, a casa).

El grupo de expresos, delante de un fondo negro, ha permanecido silente durante la casi media hora que ha durado el acto. Tras la comparecencia, se ha desalojado a los periodistas y los excarcelados han disfrutado de un almuerzo en el local.

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.