Electricidad
Imagen de archivo de un enchufe. GTRES

El PP se ha quedado este martes solo en el Pleno del Congreso al rechazar una propuesta legislativa de la Izquierda Plural con medidas para prevenir la pobreza energética, entre las que se cuenta prohibir a las eléctricas cortar durante el invierno el suministro de luz a las familias que no pueden pagar por problemas económicos.

El PP defiende que ya ha tomado "medidas urgentes" para atajar esta situación Frente al apoyo que toda la oposición ha mostrado a la propuesta, el 'popular' Mario Flores ha señalado que el Gobierno ya ha tomado "medidas urgentes" para atajar esta situación, tanto en el plano social para proteger a las familias más vulnerables, como dentro de la Ley del Sector Eléctrico, que la Cámara Baja aprobará de forma definitiva este jueves.

Según el diputado, esta normativa "garantiza el suministro a un menor coste, refuerza los mecanismos de protección al consumidor, mantiene el bono social e incluye medidas de eficiencia energética, entre otras iniciativas.

"Es cierto que desde el inicio de la crisis ha habido un incremento progresivo de personas con riesgo de pobreza o exclusión social, pero también es cierto que el Gobierno está haciendo verdaderos esfuerzos en implementar medidas sociales para garantizar la sostenibilidad del Estado del Bienestar", ha insistido.

El PP culpa a los socialistas

Además, ha espetado que si hay que "recriminar" algo en este sentido, las críticas se deben dirigir al PSOE, cuya gestión no garantizó la inclusión social y cuya política energética provocó un incremento en la factura eléctrica del 63% entre 2005 y 2012 y causó la "pesadilla" del déficit de tarifa al "primar desmesuradamente" a las renovables, provocando un "sobredimensionamiento" del sistema eléctrico.

Oyéndoles, parece que el causante de que las tarifas sean más caras es el Partido Popular "Parece mentira cómo se tergiversan aquí las cosas. Oyéndoles, parece que el causante de que las tarifas sean más caras es el PP", ha criticado Flores, que se ha "solidarizado con las personas que sufren y tienen dificultades para mantener un hogar en condiciones básicas de habitabilidad y son víctimas de la pobreza energética". "Pueden estar tranquilos, porque la preocupación y sensibilidad del Gobierno para buscar soluciones a cualquier problema de carácter social es más que patente", ha concluido.

Ante estas palabras, la portavoz de Energía de la Izquierda Plural y promotora de la proposición, Laia Ortiz, ha reconocido a los medios su "decepción" por un discurso "lleno de mentiras" por parte del PP y porque las medidas del Gobierno "empeorarán la pobreza energética". "Es muy decepcionante que se nieguen a debatir y ver que este Gobierno no tiene la mínima sensibilidad", ha añadido.

Previamente, durante su intervención desde la tribuna, ha defendido propuestas como prohibir el corte de suministro de luz, gas o agua durante los meses de invierno a las familias con dificultades económicas que no paguen su factura; definir un servicio esencial que nunca pueda ser motivo de corte, aplicar el IVA reducido a los suministros domésticos de gas y electricidad, regular un sistema público de precio social para los hogares con poder adquisitivo reducido o aprobar un Plan contra la Pobreza Energética.

Sin coste presupuestario

Ortiz ha asegurado que estas propuestas "no son complicadas" ni implican un mayor coste presupuestario, porque deberían cargarse contra los beneficios que las eléctricas siguen obteniendo pese a la crisis económica. "Es cuestión de voluntad política y valentía para defender el interés general frente a las corporaciones y el negocio", ha señalado.

Y es que, ha resaltado, este problema "no es una ficción ni una exageración", como demuestra que 1,4 millones de hogares sufrieran algún corte de luz por impago durante el año pasado, "más del doble que antes de la crisis". Una situación que no sólo afecta al confort en el hogar, sino incluso a la salud y al derecho a la vida.

"Pero es un problema que sí tiene solución, no es una plaga bíblica. Sólo pedimos sensibilidad y flexibilidad. Ésta no es la solución a la pobreza pero sí son medidas para recuperar la dignidad y la salud, y facilitar el acceso a un bien esencial que cada vez parece más un lujo", ha concluido.