Además, es preciso tener más de 12 años para usar los de clase I (riesgo muy reducido y que se pueden tirar en lugares cerrados). Para los de clase II (riesgo muy reducido, pero pensados para usarlos al aire libre en áreas confinadas) es necesario tener al menos 16.

La mayoría de edad es obligatoria para los de clase III (riesgo medio y que se disparan al aire libre, en áreas amplias y abiertas). También se prohíbe vender petardos sueltos (sólo se dispensan envases).