El preso Jon Aguinagalde, cuya puesta en libertad fue ordenada el viernes pasado por la Audiencia Nacional junto a la de otros ocho etarras al levantarles la aplicación de la doctrina Parot tras la sentencia del Tribunal de Estrasburgo, ha abandonado este lunes el centro penitenciario de Albolote (Granada).

La Audiencia Nacional ordenó su puesta en libertad por nueve votos a favor y ocho en contra Su salida de la cárcel, que ha tenido lugar minutos después de las 12.00 horas, se produce después de que el Juzgado de Instrucción 3 de Almería, con el que Aguinagalde tenía una causa pendiente por una falta de lesiones, haya emitido la orden de puesta en libertad en cumplimiento de lo decretado el viernes pasado por la Audiencia Nacional, según han informado fuentes penitenciarias. Fue precisamente esta causa pendiente, que obligaba al Juzgado de Almería a pronunciarse, lo que ha pospuesto su salida hasta este lunes.

A Aguinagalde apenas le faltaban unos meses —ha pasado 29 años en prisión— para agotar el máximo posible de cumplimiento en prisión. Fue condenado a 67 años por varios delitos, incluyendo el asesinato de un comerciante de Hernani en 1983 y, un año después, un guardia civil utilizando un explosivo bajo su coche. Estaría en libertad desde 2010 si no se le hubiese aplicado la doctrina Parot.

Además de la del recluso en Albolote, la excarcelación se ordenó para Domingo Troitiño, condenado por el atentado que costó la vida a 21 personas en el centro comercial Hipercor de Barcelona en 1987, Luis María Azkargorta Belategi, Isidro María Garalde Bedialauneta, Jokin Mirena Sancho, José Ignacio Urdiain Ciriza, Joseba Koldobika Artola, Elías Fernández Castañares, Juan Francisco Gómez López, que ya están fuera de prisión.

Los 17 magistrados de la Sala de lo Penal, que se reunieron el viernes durante más de cuatro horas, adoptaron esta decisión tras un debate al que han acudido muy divididos y que se ha resuelto con el voto a favor de nueve magistrados y la oposición de los ocho restantes.