Miles de personas se han manifestado este jueves en las calles de España, en similares 'marchas verdes', contra las políticas educativas del Gobierno y el ministro José Ignacio Wert. Pese a la lluvia, la marcha más multitudinaria —12.000 personas, según fuentes policiales— se registró en Madrid y sin ningún tipo de incidentes. Solo después de terminar la concentración algunos grupos de alborotadores, que quemaron contenedores, provocaron que la policía tuviera que realizar diversas cargas y detener a dos personas.

Convocada por la Plataforma Estatal por la Escuela Pública y con el lema 'No a la Lomce, no a los recortes, no a las contrarreformas educativas', los estudiantes empezaron su concentración en Madrid sobre las seis de la tarde. La pancarta era portada por representantes de los sindicatos y organizaciones de docentes, padres y estudiantes que integran la citada plataforma, además de políticos como el secretario de Organización del PSOE, Óscar López, y el portavoz socialista de Educación, Mario Bedera.

La Uni no se vende, se defiende Desde Atocha, un numeroso grupo de universitarios se dirigió hacia la plaza de Neptuno, en donde se situó la cabeza de la marcha, entonando lemas como "La Uni no se vende, se defiende", y exhibiendo una gran pancarta con la siguiente fórmula: "+tasas-becas+paro=huelga".

Junto a los cánticos de los estudiantes también se empezaron a escuchar petardos lanzados por jóvenes pertenecientes al Bloque Antifascista estudiantil, que llevaban la pancarta 'Ni Lomce ni fascistas'.

Elena, una madre que participaba en la marcha, comentó que quiere una "educación de calidad pública y gratuita" y que "el hijo del obrero pueda ir a la Universidad". Un estudiante de la Universiad Rey Juan Carlos (Madrid), Carlos, también criticaba las "condiciones abusivas" para acceder a becas.

En un manifiesto leído al final de la marcha, la Plataforma Estatal por la Escuela Pública ha denunciado que convertir la educación en "mercancía" y "privatizar todo lo público" es propio de una sociedad "enferma y sin futuro", abocada a un "suicidio colectivo".

En otras ciudades también se celebraron manifestaciones con motivo de la jornada de paro general del sector educativo y del tercer día consecutivo de huelga estudiantil organizada por el Sindicato de Estudiantes. En Barcelona, por ejemplo, miles de personas recorrieron en un ambiente festivo el centro de la ciudad.

Sí se registraron incidentes en algunas concentraciones de la mañana, como en Zaragoza, con cargas policiales incluidas y dos detenidos. En Mérida hubo cinco arrestados por dañar las puertas de más de 15 centros educativos, mientras que en Valencia se registraron quema de contenedores y forecejeos.

Quiero que el hijo del obrero pueda ir a la Universidad La huelga, que ha sido un "éxito" para la Plataforma y un "fracaso" para el Ministerio, fue convocada también, aunque por separado, por los sindicatos ANPE, CSIF, FSIE y USO, estos dos últimos mayoritarios en la escuela privada concertada. Estas organizaciones han optado por actos de protesta diferenciados en Madrid, como la concentración de FSIE en la plaza de Castilla y las de la mañana de CSIF frente al Ministerio de Educación y de USO cerca del Senado (donde se tramita la reforma educativa).

La Plataforma por la Escuela Pública está formada por los sindicatos CC OO, STES, UGT y CGT; la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (Ceapa); el Sindicato de Estudiantes, Estudiantes en Movimiento, la Federación de Asociaciones de Estudiantes Progresistas (Faest) y los Movimientos de Renovación Pedagógica (MRPs).