Autovía de Burgos
Entrada a Madrid por la Autovía de Burgos A-1. Jorge París

La Asociación de Concesionarias de Autopistas de Peaje (Aseta) ha instado al Gobierno a abordar la "inevitable" implantación del cobro de un peaje por el uso de las autovías actualmente gratuitas, una medida que podría reportar a las arcas públicas hasta 10.000 millones de euros anuales, según indicó el presidente de la asociación, José Luis Feito.

Feito considera que "antes o después España no podrá evitar articular algún tipo de peaje" en estas vías. "Es viable que España siga pagando el mantenimiento de una de una red de autovías de gran capacidad de 12.000 kilómetros de longitud con cargo a los presupuestos", subrayó.

La inversión en las autopistas de pago más maduras se destinará a ampliar su capacidad, mejorar su seguridad y su impacto medioambiental

Aseta calcula que implantar el cobro de una tasa por uso de esta red generará ingresos de entre un mínimo y un máximo de 1.700 y 10.000 millones de euros, en función del tipo peaje que se implante, si es gradual (por tramos, por franjas horarias o tipos de vehículos) o una tasa general para todo los usuarios y en toda la red.

El también presidente de la Comisión de Economía de la CEOE considera que es el momento de que el Gobierno afronte esta medida, al considera que los beneficios que generaría compensaría el coste político que conlleva. En su opinión, "sólo el anuncio de la decisión posibilitaría una relajación de la prima de riesgo y de los costes de financiación".

Feito indicó que "España compite en Europa con países como Francia y Alemania con un presupuesto que cuenta con una partida para conservación de carreteras que dobla o triplica a la de esos países, cuando además no se destina todo lo que se tendría que destinar a ese mantenimiento".

El presidente de la patronal de autopistas enmarcó esta medida en su convencimiento de que es necesario impulsar la inversión para apuntalar la "recuperación de la economía".

En esta línea, la organización propone además lanzar un plan para que las concesionarias de las autopistas más maduras inviertan 1.334 millones de euros en su mejora o ampliación. Según sus datos, esta iniciativa, que se financiaría ampliando los plazos de concesión o subiendo peajes, generaría unos 24.000 puestos de trabajo.

Inversión en las autopistas maduras

En esta línea, Aseta propone poner marcha un plan para que las concesionarias de las autopistas más maduras, las más antiguas que cuentan con un tráfico consolidado, inviertan 1.334 millones de euros en su mejora o ampliación.

Esta inversión se financiaría ampliando los plazos de concesión o subiendo peajes y según sus datos generaría unos 24.000 puestos de trabajo. La medida ha sido ya puesta en práctica en Francia.

En rueda de prensa, el también presidente de la Comisión de Economía de la CEOE señaló los beneficios que para los usuarios y la dotación de infraestructuras generarían estas dos medidas.

Que los extranjeros contribuyan

Así, en cuanto a la articulación del peaje en autovías, además de garantizarse fondos recurrentes para su mantenimiento, permitiría "obtener ingresos de usuarios extranjeros que actualmente no contribuyen al pago de las carreteras españolas".

"Además, se eliminaría la actual presión que existe sobre las autopistas de peaje, que los ciudadanos evitan pagar, e incluso piden no pagar", subrayó Feito.

La inversión en las autopistas de pago más maduras se destinará a ampliar su capacidad, mejorar su seguridad y su impacto medioambiental, así como la calidad del servicio e incluso construir nuevos tramos para conectarlo con puertos y aeropuertos".

Feito enmarcó estas dos iniciativas en su convencimento de que es preciso "afianzar" la actual recuperación de la economía con un "cambio en la política de inversión". Además, subraya que se trata de inversiones que no afectan a la deuda y al déficit público, "sin poner en peligro el proceso de consolidación, que es la prioridad".