Consejo de Seguridad de la ONU
Vista general de la reunión del Consejo de Seguridad de la ONU. EFE

Los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas llegaron este jueves a un acuerdo sobre una resolución que exige la eliminación del arsenal de armas químicas de Siria, lo que supone un hito en la acción diplomática del organismo internacional. La propuesta de resolución se basa en el acuerdo al que llegaron Rusia y EE UU hace unas semanas.

El texto, que tendrá que ser aprobado por los 15 miembros del Consejo de Seguridad de la ONU, establece que habrá consecuencias si Siria no cumple con sus compromisos internacionales, pero no impone sanciones automáticas.

A continuación, un resumen de los principales puntos de la resolución vinculante, acordada por EE UU, Rusia, Francia, el Reino Unido y China:

  • Determina que el uso de armas químicas en cualquier parte "constituye una amenaza a la paz y seguridad internacional".
  • Condena de forma enérgica el uso de armas químicas por parte de Siria, en particular el ataque del pasado 21 de agosto, que "viola el derecho internacional".
  • Siria "no podrá utilizar, desarrollar, producir, adquirir, almacenar o retener armas químicas, ni transferir, directa o indirectamente, armas químicas a otros Estados o actores no estatales". El documento subraya que la misma prohibición aplica a todas las partes en Siria.
  • Decide que, en caso del incumplimiento de esta resolución, incluyendo la transferencia no autorizada de armas químicas o cualquier uso de armas químicas en Siria, "se impondrán medidas bajo el Capítulo VII de la Carta de Naciones Unidas", que regula la imposición de sanciones e incluso el uso de la fuerza autorizado por la ONU. Pero esas medidas no quedan detalladas, por lo que deberían ser objeto de una nueva discusión en el Consejo de Seguridad.
  • Exige que actores no estatales "no desarrollen, adquieran, fabriquen, posean, transporten, transfieran o usen armas nucleares, químicas, o biológicas, y sus métodos para lanzarlas", y exige que los estados, en particular los países vecinos de Siria, denuncien "de inmediato" cualquier violación de este apartado al Consejo de Seguridad.
  • Siria cumplirá con "todos los aspectos" de la decisión del consejo ejecutivo de la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ, en inglés) sobre la "expedita destrucción" de las armas químicas sirias y su "rigurosa verificación".
  • Se establece una revisión de forma regular de la aplicación de la decisión del Consejo Ejecutivo de la OPAQ y de esta resolución, y solicita que el director general de esa organización presente cada mes un informe al Consejo de Seguridad sobre el cumplimiento de la resolución.
  • Expresa su "firme convicción" de que aquellos individuos responsables del uso de armas químicas en Siria deberían responder por sus acciones.
  • Reafirma que todos los Estados Miembros evitarán  proveer cualquier tipo de apoyo a actores no estatales que intenten conseguir, transferir o utilizar "armas nucleares, químicas o biológicas", así como los medios para lanzarlas.
  • Alienta a los Estados miembros a que respalden, incluso con personal, equipos y apoyo técnico y financiero, la aplicación de la eliminación del programa de armas químicas de Siria.
  • Respalda plenamente el comunicado de Ginebra del 30 de septiembre de 2012, que establece varios pasos "clave" para la transición política en Siria, comenzando con la creación de un gobierno de transición con "plenos poderes ejecutivos" y que podría incluir a miembros del Gobierno actual, líderes de la oposición y otros grupos.
  • También pide convocar una conferencia internacional sobre Siria para discutir la aplicación de ese documento de Ginebra.