El juez  José Antonio Vázquez Taín que instruye la causa por la muerte de la pequeña Asunta Basterra, la niña de 12 años hallada muerta en una pista forestal del municipio coruñés de Teo, en el entorno de Santiago, ha decretado el ingreso en prisión de sus padres, a los que imputa un delito de homicidio, y ambos han salido un cuarto de hora antes de las cuatro de la tarde en un solo furgón hacia el penal coruñés de Teixeiro. Un guardia civil ha especificado a la prensa que estos vehículos suelen tener "celdas separadas", pero no ha concretado las condiciones en las que se ha efectuado el traslado.

Los padres han salido juntos en un furgón hacia el penal de Teixeiro

Fuentes del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia informaron de que se les imputa a ambos un delito de "homicidio" y "posible asesinato, a la espera de los resultados de toxicología".

Minutos después se conoció que los abogados de Rosario Porto y Alfonso Basterra, los padres, han comunicado que dejarán de asistir a sus patrocinados.

El Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) ha informado de que a la madre de Asunta Basterra se le ha notificado el auto por el que se decreta su ingreso en prisión comunicada y sin fianza, en el que se le imputa un delito de "homicidio, posible asesinato, a la espera de los resultados de toxicología".

Rosario niega que la matase

La abogada de Rosario sostiene que se ha reafirmado en su versión de los hechos ante el juez. Durante el interrogatorio las preguntas han estado orientadas a intentar aclarar dónde estuvo y qué hizo la madre entre la hora de la tarde del sábado en la que se habría separado de la niña y el hallazgo, a la 1.30 horas, del cuerpo. En su declaración, durante tres horas y media, negó su vinculación con la muerte de la niña y ha relatado que ella fue a la vivienda que posee en Montouto.  En esta jornada no se visionaron imágenes y en algunos momentos de su testimonio se echó a llorar. Tras su declaración fue conducida a la prisión de Teixeiro.

La versión mantenida es que a las 19.00 horas de la tarde del sábado dejó a Asunta en su domicilio haciendo los deberes y que cuando regresó a las 21.30 ya no estaba, y que la puerta se encontraba cerrada con llave y la alarma conectada. En la denuncia indicó que al ver que su hija no estaba llamó a su exesposo y tras "esperar un tiempo prudencial" se pusieron en contacto con conocidos y amigos.

La versión de la madre fue desmontada con el hallazgo de varias imágenes en las que puede verse a ella en su coche acompañada por su hija en dirección a Teo en una franja horaria en la que, según su testimonio, no estarían juntas.

Los abogados dejan la defensa

Los abogados han renunciado a la defensa de los dos detenidos por motivos "estrictamente técnicos". Aunque ambos han estado presentes en el interrogatorio que se ha prolongado durante varias horas en la mañana de este viernes, el abogado de Alfonso B., Roberto Goris, ha explicado que "no asistió" al detenido, y ha abundado en que se trata de cuestiones "estrictamente técnicas", al no ser especialista penalista.

También el letrado que acompañó a la madre de la menor, Juan Guillán, se ha desvinculado de la defensa de Rosario P. O., con cuyo padre tenía una relación de amistad. Tanto Guillán como Goris, aunque ahora no pertenecen al mismo despacho de abogados, compartieron bufete en Santiago de Compostela.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.