La compañía Air Comet, aerolínea propiedad del grupo Marsans, ha firmado con Fomento un acuerdo por el que se hace cargo de 578 empleados de Air Madrid (78 pilotos y 308 tripulantes de cabina) y de la repatriación de pasajeros que quedaron atrapados en los destinos donde volaba la compañía, tras su suspensión de actividad.

La compañía volará a siete países latinoamericanos que antes cubría Air Madrid, en concreto a Argentina, Perú, Colombia, Chile, Ecuador, Panamá y Costa Rica.

En el caso de Chile y Ecuador, las autoridades españolas tienen que negociar con los Gobiernos de dichos países para que autoricen la entrada de la aerolínea.

Sin embargo, no volará ni a Brasil ni al aeropuerto mexicano de Toluca.

Traslado de pasajeros

Para estos trayectos, los pasajeros que tenían billete de Air Madrid tendrán que desembolsar 200 euros por cada viaje.

Según las previsiones, Air Comet comenzaría a transportar pasajeros de Air Madrid este jueves en los destinos en los que ya opera y en los que coincidía con Air Madrid, es decir, Colombia y Perú.

A Buenos Aires comenzaría a volar el próximo 1 de febrero, mientras que los vuelos a Ecuador podrían demorarse hasta el día 1 de abril, pero la aerolínea ha ofrecido a Fomento un elnace a Guayaquil vía Lima, donde sí vuela.

LTU se retira

Por su parte, la alemana LTU, que intentó un acuerdo similar para crear una aerolínea española que  absorbería el 52% de la plantilla de Air Madrid (568 trabajadores), anunciaba por la tarde que que retiraba su oferta.

El gerente del grupo alemán, Jürgen Marbach, informó de esta decisión después de que sus encuentros con inversores españoles no hayan dado frutos.

Agilización de trámites

Según Air Comet, su compañía no recibe "prácticamente nada" con la nueva alianza, excepto la aceleración de su "desarrollo y expansión".

El Gobierno agilizará la tramitación de los derecho de tráficos de la aerolínea con los países en los que aún no opera.