Pescadores afectados por el conflicto en Gibraltar
Los pescadores gaditanos junto a las aguas del Peñón piden que su trabajo en el mar no se vea afectado por el conflicto sobre Gibraltar. EFE

El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, ha pedido a Reino Unido que, de cara a la posible reanudación del diálogo sobre Gibraltar, "demuestre" que tiene intención de "deshacer el daño causado" y ha citado como primer y "necesario" paso que retire los bloques de hormigón arrojados al mar.Según el ministro, los bloques constituyen un problema medioambiental

Margallo ha publicado un artículo en el periódico estadounidense The Wall Street Journal en el que, bajo el título "Tenemos que hablar de Gibraltar", ha repasado la última disputa diplomática con Reino Unido en torno al Peñón y las "irregularidades" cometidas por las autoridades gibraltareñas.

Dentro de estas "irregularidades", Margallo ha citado como "preocupación más inmediata" el lanzamiento de 70 bloques de hormigón en unas aguas de cuya soberanía "España no tiene duda". "Están frente al istmo que conecta Gibraltar a España, el cual nunca ha sido cedido bajo el Tratado de Utrecht", ha apuntado. Además, según el ministro, los bloques constituyen un problema medioambiental, al tiempo que perjudican la actividad de unos pescadores que tienen en estas aguas el 25% de su actividad.

Otra "importante violación" a ojos de España es el "contrabando" en la Verja, una actividad que hace los controles "absolutamente necesarios", según Margallo. Para el jefe de la diplomacia española, y en contra de lo que asegura Reino Unido, se trata de controles "esenciales" y "totalmente en línea" con la normativa europea y "los principios de aleatoriedad, proporcionalidad y no discriminación".

El ministro de Exteriores también se ha referido en su artículo a cuestiones de índole económica como el "opaco" régimen fiscal gibraltareño y los "ilegales" beneficios que concede a las empresas, gracias a los cuales un territorio con apenas 30.000 habitantes tiene registradas más de 21.000 compañías.

Países amigos

España considera a Reino Unido un país "amigo", pero, según Margallo, "en toda amistad es necesario cultivar la confianza y resolver cualquier conflicto con honestidad y transparencia". "El diálogo debe ser bilateral y respetar las leyes internacionales, europeas y nacionales", ha añadido.

El diálogo debe ser bilateral y respetar las leyes internacionales, europeas y nacionales

"España está preparada para reiniciar este diálogo. Estamos dispuestos a aceptar la creación de foros 'ad hoc' en los que otras autoridades, como el Gobierno de Gibraltar y la Junta de Andalucía, puedan participar para tratar áreas en las que tengan competencias", ha sugerido Margallo. Sin embargo, y como ya manifestó el presidente del Gobierno español Mariano Rajoy, al primer ministro británico, David Cameron, "primero es necesario que Reino Unido demuestre que tiene intención de deshacer el daño causado, en concreto retirando los bloques de hormigón", ha añadido el ministro.

Foros internacionales

Margallo ha recordado en su artículo la postura de la ONU para procesos de descolonización, en base a la cual casos como el de Gibraltar se consideran "incompatibles" con los principios fundacionales de la organización internacional. "Al contrario que el Gobierno británico, el español está cómodo en el contexto de las organizaciones internacionales, tiene plena confianza en ellas y está siempre dispuesto a cumplir sus mandatos", ha matizado el ministro de Exteriores, que ha insistido en la necesidad de recuperar "lo antes posible" el diálogo bilateral entre Londres y Madrid.