El Grupo de Materiales Compuestos del Instituto Nacional del Carbón (INCAR-CSIC), con sede en la capital de Asturias, ha conseguido optimizar la síntesis de grafeno por vía química a partir del grafito.

Se trata de un resultado de investigación publicado en la revista científica Carbon y obtenido en el marco de MULTICAT, un proyecto Consolider-Ingenio 2010 financiado por el Ministerio de Economía y Competitividad y coordinado por el Instituto de Tecnología Química de Valencia, de acuerdo con nota de prensa de FICYT Asturias.

Junto a las características del grafito de partida, también existen otras variables que condicionan el resultado, "si se opta por la vía química, estos factores son los relacionados con el control y el grado de severidad de todos los pasos del proceso de síntesis del grafeno", ha señalado la responsable de Materiales Compuestos del INCAR y coordinadora del CSIC en Asturias, Rosa Menéndez.

En palabras de la investigadora, la vía química para producir grafeno "es la más competitiva económicamente y puede adaptarse a la producción a escala, dos aspectos básicos para llevar los materiales grafénicos al entorno industrial", ha explicado Menéndez.

Imperfecciones "ventajosas"

Si bien los grafenos sintetizados por vía química presentan más defectos -como vacantes atómicas o grupos funcionales residuales- que los obtenidos por otras técnicas, esas alteraciones "en algunos casos son ventajas extraordinariamente útiles para algunas aplicaciones, como las vinculadas con el almacenamiento de energía, el diseño de procesos industriales limpios y la biomedicina", ha afirmado Rosa Menéndez.

En cambio, aplicaciones relacionadas con la electrónica requieren grafenos de mayor perfección, y para obtenerlos se emplean otros procedimientos, como depósito en fase vapor o exfoliación mecánica.

Recientemente, los investigadores del Grupo de Materiales Compuestos del INCAR-CSIC han patentado una tecnología para obtener grafeno a bajo coste y a partir de coque, un producto derivado del carbón y el petróleo.

Por el momento, la iniciativa MULTICAT ha permitido a los investigadores del INCAR sintetizar una gran variedad de carbones activados, grafenos con distintas estructuras y tamaños de lámina y nanotubos de carbono, que han mostrado utilidad como coadyuvantes en diversas reacciones químicas.

Consulta aquí más noticias de Asturias.