José Bretón
José Bretón, en pleno juicio. EFE

16 sesiones, 98 testigos, 46 peritos y un hombre en el banquillo de los acusados. José Bretón, padre de Ruth y José, de 6 y 2 años, ha sido finalmente declarado culpable en juicio por la desaparición de sus hijos.

Él ha mantenido siempre que los perdió el 8 de octubre de 2011 en el parque Cruz Conde de Córdoba y que los huesos hallados no corresponden a los niños. La Fiscalía, que pidió para él 40 años de cárcel, cree que los mató de la forma "más cruel": quemó a los niños en una hoguera que hizo en la finca de sus padres.

La falta de ADN parecía ser el principal obstáculo para demostrar su culpabilidad. 20 minutos analiza las claves del juicio que terminó el pasado lunes con los informes finales de todas las partes. 

Las claves

José Bretón. Durante el proceso, Bretón no alteraba el gesto ni pestañeaba, estaba tranquilo y ni se inmutaba ante calificativos como "monstruo" o "asesino". Lo negó todo (se declaraba buen padre y habla de sus hijos en presente). Ni tiene trastorno mental, ni es tan inteligente, según los psiquiatras y psicólogos. Tiene "excesiva sensibilidad a los contratiempos". Es narcisista, manipulador, maniático y obsesivo, según testigos y profesionales.

Ruth Ortiz. Madre de los niños y exesposa de Bretón  declaró tras una mampara. Nerviosa y emocionada dijo que "había estado viviendo con un asesino" y que está segura de que sus hijos están "en una caja".

Familiares. Los padres y hermanos de Bretón se negaron a declarar. La madre de Ruth conmocionó al jurado cuando relató cómo se despidió de sus nietos. El testimonio más revelador, el de J.D. López, primo de Ruth. Hasta tres veces le dijo Bretón "que había matado a los pequeños".

Policías. Declararon 33. El asignado a Bretón durante la investigación dijo que le pidió que lo detuvieran a la semana de ocurrir los hechos. También, le aseguró que sus hijos estaban "cerca" cuando se encontraban junto a la hoguera.

José Bretón aparcó el coche a las 18.05 y llamó al 112 a las 18.39 horas, ¿cómo le dio tiempo a perder a sus dos hijos?Móvil. Pieza clave para reconstruir lo que Bretón hizo ese día. A las 10.30 h lo desconectó. A las 10.47 h llamó a Ruth, que no contestó. El repetidor de telefonía lo ubicó en una zona alejada de casa de su hermana. Los expertos realizaron hasta 110 llamadas para demostrar que tuvo tiempo de acudir a la finca. Saben que salió de casa de sus padres hacia la finca. Y que una vez en Las Quemadillas, a las 13.57 h, su móvil sufrió una desconexión de datos. A las 17.49 h dio señal.

Gasolina. Bretón compró en los días previos a los hechos 250 litros de gasoil, según los empleados de la gasolinera.

Hoguera. Técnicos en la lucha contra incendios detectaron aquel día una columna de humo. Creen que usó 250 kilogramos de material vegetal y 80 litros de gasoil. Alcanzó más de mil grados de temperatura.

Restos. Los peritos reconocieron en el juicio los huesos como humanos, incluso Josefina Lamas, que dijo que eran de animales. La duda es si se custodiaron bien. La perito dijó que escuchó que los huesos "se fueron de copas" (los llevaron a un local para que el forense Etxberria los viera).

Parque. Aunque no se ha logrado comprobar si los niños llegaron al parque, Bretón aparcó el coche (18.05 h) y llamó al 112 (18.39 h). ¿Le dio tiempo a perder a los niños?